El Picón de Jeres de Sierra Nevada. Cuando un mar de cristal se eleva encrespado sobre las nubes.

publicado en: Rutas, Sierra Nevada | 0

“Y que querrás frío mundo,
adormecido en cristal,
encrespado…,por olas de hielo,
salpicado…, por espuma de témpano,
esculpido…,por cincel de viento.”

Son las siete y media, las seis y media de ayer, esta noche cambiaron la hora, domingo de resurrección.
Me he levantado y tras vestirme y asearme voy a buscar a mi coche, lo tengo a veinte minutos…maldita zona azul, de Granada.
Esta vez iré sólo, Joaquín tuvo un problema de última hora y no puede…, no será la primera vez que piso monte en soledad, ni la última, no es lo recomendable, pero hay que vivir la vida…, el Picón de Jerez me espera, es el 3000 más asequible de Sierra Nevada, desde el norte de la cordillera vigila las llanuras de Guadix en redondeada meta de hielo y cielo…
Ya salgo de Granada, cruzo por Cartuja…, entro en la autovía por la salida de Jun, las primeras luces me sorprenden conduciendo por Puerto Lobo, nublos y nieblas altas amenizan el cielo tapizando el lívido azul, ya veremos que pasa con el tiempo, daban bueno…pero quién se fía.
Cruzo Guadix, llego a Jerez del Marquesado que me recibe con sus almendros vestidos de novia, la sierra está nevada. Tras pasar el pueblo, la pista hacia Postero Alto se alarga y escapa durante doce interminables kilómetros…, el último tramo un cortafuegos, la ansiedad por llegar me aprieta.
Hay ocho o nueve coches junto al refugio, de dos de ellos salen un nutrido grupo con los que cruzo algunas palabras en su marcha…son las nueve y media.
Me preparo con tranquilidad, mi mochila, el casco, el pluma…, voy revisando y unas barritas para comer…no me acordé de llenar la Camelbag o como se llame…, la dejaré, con mi botella de medio litro de isotónico me apañaré…
Son las diez, hasta las nueve hay luz, pongo a funcionar el GPS y en el móvil el wikiloc, no hace frío, con una térmica me basta. Comienzo a subir, es un cortafuegos con marca de sendero GR, Sulayr creo haber visto…montaña del sol en árabe, la Madre de mis montañas.
Los recuerdos atenazan mi cabeza y amenazan con arrastrarme lejos…al pasado, en una turbia marea de melancolía y añoranza. Un trueno me despierta…la tormenta va alejándose al norte y yo me sitúo más alto que ella, es lo que tiene el empezar a andar a 1880 metros, casi pisando las nubes…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Subo y subo, la cuesta del cortafuegos agita mi corazón, que truena en mis oídos, entre piornos serpentea el camino y va elevándose en lo que llaman la loma de Enmedio…, me desvío hacia el barranco del Alhorí, entre el ruido de mis pensamientos, las cumbres resplandecen, la tormenta ya a mis pies se aleja…que más puedo pedir…
Ya voy llaneando, veo a lo lejos montañeros que se desvían a la izquierda fuera del barranco al que me dirijo, se hunden en la nieve, ya hay nieve por todas partes, estoy a 2300 metros, el Picón son casi 3100 metros…
El rugido del arroyo rompe el silencio matinal, en quejido penosos y estrepitoso de nieves moribundas, para llegar junto a él tengo que pasar dos palas de nieves empinaditas, me calzo crampones y empuño piolet, vida sólo hay una y basta una sola caída…
La nieve esta bien, pero hay pequeñas placas de hielo, voy tranquilo y seguro, disfrutando, el sol sonríe y el cielo azulea mis pupilas…empiezo a disfrutar.


Nada más entrar en el barranco me encuentro a tres personas, practicando la frenada de emergencia, esa que me salvó en Pirineos no hace mucho, pero la rampa es pequeña y la nieve muy blanda…se van a empapar.
Todavía no sé si bajaré por la senda del avión, o por Cerro Pelado, llevo los dos tracks por si acaso, aunque estas latitudes siempre me las pateé con un mapa del ejército…, que llevo en la mochila, anoche mi madre desempolvó del armario un paquete amarillo y macilento…, con todos mis mapas de juventud, había olvidado su existencia…, han cambiado tanto las cosas, la vida es cambio…


Me encaramo al río y lo voy siguiendo, me encuentro con tres montañeros parados mirando por dónde seguir, me pongo a hablar con uno de ellos, con Alfonso, resulta que son de Málaga y no han hecho esta ruta nunca, van hacia el Picón como yo, el circo no lo conozco, pero una vez arriba es mi territorio natal…
Alfonso lleva la guía del grupo y enseguida conectamos, es lo que tiene la montaña, hace grandes amistades, también va Jose, al que le dicen Pineda por su apellido, que es el escudero de Alfonso en sus múltiples peripecias, de todo tipo, y en esta aventura también se añadió Andrés, no son habituales de las grandes montañas, pero están aquí, por algo se empieza.
Llegamos al circo y nos quedamos admirados de los canales con cascadas de hielo, donde mi amigo de Facebook Javier Aristeando se arrima con frecuencia, allí nos abrigamos, Maese Viento empieza a arreciar.


Voy a mirar el mapa, y veo lo que siempre ocurría, el viento no deja abrirlo, lo destroza con sus envites, nunca me traigo la funda de plástico, así que a tirar de GPS, aunque no hace falta, un reguero de huellas dilucidan la subida…seguiremos el paso, todavía es semana santa…por muy poco.
Me pongo delante en esta primera pala, se sube con dificultad, nos hundimos hasta los tobillos, en poco me adelanta Pineda, lleva los pies congelados, se le han calado las botas, así que no puede parar. Avanzamos con más pena que gloria.

Estamos en un descansillo, nos queda la segunda pala, la haremos por la izquierda, la pendiente resiente mis pulmones en jadeo, y Maese Viento aprieta de cara en rachas de cerca de 70 por hora, para sacar las fotos tengo que hundir el piolet en la nieve y agacharme, para ofrecer menos resistencia al viento, Pineda ya ni se ve, sus pies le van elevando presas del frío…

Image00018

Image00021
Se acaba la pala, llego a la cuerda, un mar de cristal escrespado en olas de témpano y hielo abarca mi vista, Maese Viento enfurecido reclama su sitio en las alturas, Maese Viento…

 Image00024

” • Maese Viento, y este mar de hielo, este océano de cristal que has esculpido sobre las nubes.

• De verdad te sorprende humano, es que no lo ves…
• ¿Qué tengo que ver?, Maese…,no te comprendo, una vez más.
• Este es vuestro mundo…,lo he esculpido a imagen del mundo humano, un mar de cristal frágil y quebradizo…, sin base permanente, hecho de lágrimas, dolor, hambre y sufrimiento, míralo, humano, pues se romperá cual cristal se parte al pisar…, no tiene base ni sustento, es una gran mentira, surgida de la avaricia de unos pocos…, siempre fue así, nunca cambiareis…, lo romperéis una y otra vez y lo volveréis a hacer de nuevo, y lo nuevo será igual, …sois necios los humanos.
• No, Maese…,yo no quiero este mundo…

 

IMG_20160407_221148

Y que querrás frío mundo,
adormecido en cristal,
encrespado…,por olas de hielo,
salpicado…, por espuma de témpano,
esculpido…,por cincel de viento.
No me hables,
ya no te escucho…,
tus palabras cayeron muertas,
en tu océano de cristal.
Apagué tu voz…,
al apretar el botón,
…tus ondas de mentiras,
ya no me duelen.
Cerré los ojos ,
y dejé de mirarte,
…cada día.

Ya no te veo
ya no te siento…,
  y las olas de dolor
de tu impiedad,
puedes quedártelas,
…no me harás infeliz.

Ya no me importas,
no eres mi mundo,
te cambiaré…, subiré en velero,
de cielos azules,
de suaves rumores,

                               y en cálidas olas,
surcaré sobre las nubes,
en busca de un nuevo mar…”

Image00025

 

 

La cuerda es una inmensa llanura elevada sobre las nubes, al fondo veo el gran hito que marca la cumbre, allí se encuentra ya Pineda,y allí me dirijo entre el crujiente cristal,quebradizo de mis pisadas, con Maese Viento empujando furioso mis espaldas. Le dejo unos calcetines que llevo de repuesto y nunca uso, los suyos están mojados. Nos juntamos los cuatro junto al hito, mejor dicho, detrás del hito, el viento es gélido, furioso, rabioso de hielo y crepitar en mi mochila…

 

 

Fotos y más fotos, disfrutamos del momento, queremos comer algo, cerca hay un abrigo con varios montañeros agazapados, se han ido, nos acercamos, pero es mejor el hito, volvemos allí tras fotografiar el geodésico engelado…, como todo aquí arriba( y muchas cosas de allí abajo…).

Tras una breve minuta culinaria, nos vamos al sur por la gran llanura de la loma de Jeres, a medida que nos acercamos al Puntal de Juntillas,3140 metros, vemos las grandes cumbres de Sierra Nevada, el suelo es un continuo crepitar sobre olas de cristal, afiladas como cuchillas de coral…, paramos un momento en el puntal, ya va cediendo el viento en su furia, ha sido molesto tenerlo de cara,un respiro con foto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Image00044

Ahora todo es…,un océano calmo de blanco y nubes, por el que navegamos suavemente en ligero crepitar de cristal plañidero,  sustentados en nubes de sueños y brumas que te envuelven sin dolor, sin calor, sin el menor  suspiro del mundo perdido,  que dejamos yaciendo  a nuestros pies dormido…

Image00041

Última cima, Cerro Pelado,3182 metros, Andrés y Pineda no están muy convencidos de subir, ya están un poco cansados de nieve y hielo…, Alfonso y yo lo tenemos claro, merece la pena…se sube llaneando, es un paseo, apenas hay 50 metros de desnivel

Fotos de nuevo, buscamos para bajar hacia la piedra de los ladrones, desandamos un poco y luego nos dirigimos por la gran loma hacia el noreste, aquí se ve todo desde muy lejos, son inmensas las llanuras del mar de cristal…

Al bajar ya no nos pega Maese Viento, se agradece, en la piedra nos quitamos algo de ropa y los crampones, comemos tranquilamente, se está a gusto.

La vuelta de nuevo por la Loma de Enmedio, se intercalan otros montañeros en nuestro paso, seguimos huella, a nuestro paso, es semana santa…

Image00052
Disfrute del bueno, palas de nieve blanda, bajada rápida, Andrés pone el turbo y se va en solitario, Pineda va renqueante de su rodilla…, le tocará sufrir.

Poco a poco vamos aterrizando por la loma…, disfrutando de la ruta, vamos conversando los tres, arriba ha cambiado el tiempo, se ha metido niebla, hemos tenido suerte, una vez más.

Llegamos al coche, son las seis y media, nos asomamos al refugio para tomar la cerveza, está cerrado, nos cambiamos y salimos hacia Jeres, ellos en su coche y yo detrás.
Paramos en un bar en Jeres, por fin nos vemos las caras, es lo que tiene la montaña, puedes estar un día entero con alguien y si te lo encuentras al día siguiente por la calle no lo conoces, vamos tan de tapado…
Una cerveza bien fría, una buena tapa, una foto de recuerdo y para casa…, donde me esperan los callos de mi madre…, todo un lujo.

Image00053
Un día estupendo con mis amigos de Málaga…, nos vemos.

 

 

Powered by Wikiloc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *