En los Sueños de Respomuso. 1. En Tebarray, cuando las ansiedades se transforman en sueños…, tras la espalda de los Infiernos.

publicado en: Pirineos, Rutas | 0

«Y mirar al cielo dañado de  tierra…,

y ver las nubes raspando sigilosamente,

las puntas afiladas de piedra…

Respomuso, Respomuso…,

refugio de pirámides…,

acosadas de viento,

tocadas de estrellas,

mimadas de luna,

que se reflejan en la laguna…»

Y el verano se apagaba en el calendario, no así en los días que apretaban de calor y ausencia de nubes…, una suerte para mi viaje anual a Pirineos que se ubica en Octubre…, una vez más.

Iríamos esta vez tres, mis planes incluían una vez más el eterno sin hacer del Vignemale, y Monte Perdido desde Tucarroya.

Pero una vez más, nada se puede planear…, Bene me confirmaba que sus problemas con el pie le impedirían ir, así que Sergio y yo volveríamos como dúo…

Pero más vueltas daría, el viernes antes del domingo de partir, Sergio me diría que era posible que no pudiera venir y que el lunes a las nueve me confirmaba el sí o el no.

Difícil situación, pues no es conveniente ir a esos lugares sólo, necesitaba un plan B. Llamé a mi querido amigo Josu de Hondarribia, y enseguida me iluminó, me habló de un sitio donde los picos se contaban por decenas, donde un refugio bien equipado era confluencia de buenos montañeros, donde buscar compañeros de aventura.

Pasé el fin de semana con la incertidumbre, preparando los dos planes, aunque algo me decía que esta vez subiría sólo a Pirineos…

Las cosas encima de la cama esperando respuesta, el equipaje varía sensiblemente en ambos planes, y a las 9.15 me llega el “wassapp” que hacía semanas preveía venir…, plan B.

El plan B era bastante estresante pues requería hacer maletas,  800 Km en 8 horas, buscar un mapa de camino y llegar al refugio antes de las diez de la noche…,metiéndome con frontal en territorio desconocido…,¡Toda una aventura…, a la altura de PisandoCumbres…!

Diez menos cuarto, salgo de Villanueva de la Serena, es casi toda autovía, voy apretando un poco más de la cuenta, necesito el mapa, y eso añade un punto de estrés más a un conductor legal como siempre soy…

Marcho bien, he llegado a Sabiñánigo a las 17.30, voy a la librería aparco en la puerta, no tienen mapas de 25.000 de escala, me parece increíble…, me manda a la gasolinera, allí me sacan una guía Campsa, no salgo de mi asombro, voy a una tienda de deportes…,la señora me quiere vender mapas de “mountains Bikes”, y sin reparar en mi estado de ansiedad creciente me quiere regalar un mapa folklórico turístico regional…, me va a dar “un algoooooo”, ¡tendré que ir a Jaca!.

Salgo con un poco menos que un ataque de ansiedad, pues el GPS no lo llevo, pues no me funcionaban las pilas recargables, y entonces sin mapa no soy nada ni nadie, es el problema de improvisar…

Llego al centro de Jaca y dejo el coche en lo alto de un paso de cebra…, es de lo más incívico que he hecho nunca…,otro punto de estrés, entro en el “intersport” y una señora con acento francés interrumpe sus explicaciones de una zapatilla a un cliente, para atenderme al ver mi cara de desesperación…, ¡tampoco los tieneeee!, pero sabe dónde y me acompaña a la puerta y me señala a 100 metros una librería, salgo corriendo como X-trail medio saltando coches y peatones…,¡Por finnnnnn!, y de la editorial Alpina, los mejores para mi gusto, me faltó poco para besar a la librera, una señora de más de mediana edad…

Ahora ya soy montañero, mi mapa es mi tesoro, mi seguro, y de esos que vienen pintados los caminos, no como los del ejército, que no sabías por dónde tirar…

Llegué a Sallent de Gállego y seguí por la estrecha carretera a la presa de La Sarra, como me había indicado mi amigo Josu, y dejé el coche junto a la central eléctrica, sin saber que quedaban 800 metros hasta el aparcamiento de La Sarra, que tendría que hacerlos a pie, eran las 19.15 horas, la noche me alcanzaría en momentos.

Me cambio rápidamente y comienzo a tirar de mi mochilón rebosante de trastos montañeros, incluido crampones y piolet, aunque luego no vería ni gota de nieve en todo el Pirineo…

Con mi frontal ya en la cabeza, me adentro en una senda marcada de las señales del GR-11, rojas y blancas  que tantos recuerdos me traen de juventud, me encuentro a un señor mayor que mira el reloj y me dice que no voy a llegar para la cena del refugio, que es de ocho a nueve, no la reservé pensando en que sería difícil llegar a esa hora…

 El camino discurre por un frondoso bosque pre-otoñal, junto al sonido continuo del agua desparramándose por todas partes, estuvo lloviendo todo el fin de semana, y con el río Aguas Limpias de fondo, al rato me cruzo con dos montañeros que bajan del refugio y me indican que me quedan dos horas…, a ver si llego antes de las diez, que se van a la cama los guardas…

La oscuridad se adueña poco a poco del valle, mientras el sonido de mis pasos contrasta con la oscuridad y el sonido rugiente y crepitante de los arroyos que cruzo por doquier…, en lo más oscuro de la noche empiezo a cruzarme con algunas salamandras y sapos…, seres de la noche. Llego a la parte de arriba del valle, estoy en la presa de Respomuso, donde me asalta una luna llena abrumada de hilos de nubes y picos en pirámide apuntándola como flechas…

 

  • “ Ya sabes humano que Luna es madre de todos los seres mágicos y las criaturas de la noche…., por eso tutela su cansino paso.

  • Maese Viento, no te esperaba tan pronto…, querido amigo.

  • Siempre estoy…, son tus sordos oídos lo que no escuchan…, humano.

  • Y qué pretendes decirme de las salamandras…, criaturas de la noche.

  • Las salamandras no fueron siempre así…, humano.

  • Y entonces qué fueron…, yo sólo veo unos animalitos lentos y de ojos tristes…

  • Hace mucho tiempo, tanto tiempo que los humanos no pueden recordar…, había unos seres mágicos llamados “Bela Dux”, vivían en los bosques y tenían encomendado el deber de cuidar de los demás seres mágicos.

  • ¡Bela qué…!, qué cosas me cuentas Maese, siempre me sorprendes…

  • Pues calla y escucha pues, humano de oídos sordos…

 

Hace tanto tiempo que vuestras necias memorias no pueden recordar, existían una estirpe de seres mágicos, llamados Bela Dux, cuyo cometido era el de velar  por el bienestar y la convivencia de todos los seres mágicos del bosque y para ello Luna les dio  el don de la palabra.

 

Durante siglos fue así, la armonía regían las relaciones entre todos los seres, pero poco a poco los Bela Dux se fueron volviendo soberbios, pues su poder sobre los demás los iba hinchando de autoestima, superioridad, y el poder fue llenando sus corazones de ansiedad, ansiedad por ser más poderosos.

No se sabe quién el primero, pero un día todos los Bela Dux empezaron a competir para conseguir  más poder sobre los demás seres mágicos, y para obtener más seguidores, y por consecuencia más “razón”…

Los Bela Dux utilizaron el don que les había regalado Madre Luna en su provecho, inventaron mentiras e inflamaron los sentimientos de los seres mágicos, lanzándolos unos contra otros, dividieron el bosque en bandos, en tribus, en colores, y con sus emblemas y banderas iban alimentando el odio como sentimiento, inflamando las diferencias y fomentando su número como «razón»…

Luna trató de hablar con los Bela Dux para que dejaran su actitud, y volvieran a la concordia y al entendimiento, pero éstos se negaron a dejar el poder, pues ansiaban amasar cada vez más…, a costa de la desgracia y la discordia de las familias de los seres mágicos…

encounter_red_by_shadcarlos.

Así que Luna, convocó a todos  los Bela Dux en un lugar apartado del bosque, y una vez reunidos les habló en tono severo:

 

  • Bela Dux…, habéis faltado a la misión  que os encomendé. Vuestro deber era regir a los seres mágicos y guiarlos en la paz y en la concordia, ahora el odio rige las relaciones de los seres mágicos, y el miedo, la ansiedad y la incertidumbre se alojan en los corazones más nobles…, ¿qué téneis que decir en vuestra defensa?

  • Madre luna, yo soy inocente, son los otros los que han puesto normas y leyes falsas, mis miles de seguidores pueden respaldar mi versión…

  • ¡No!, yo si que soy inocente, me he visto obligado por los otros a comportarme así, pues me han insultado y amenazado…

  • ¡No!, son los de las banderas  azules los culpables…,ellos se creen mejores que nosotros…

  • ¡Cómo!, si sois los amarillos los que trajisteis el dolor y la miseria al bosque…

    Y así hablaban todos al unísono sin escucharse unos a otros…

 

  • ¡Callad todos!, ¡ya  no sabéis escuchar…!, el poder os ha corrompido y lo habéis utilizado en vuestro propio provecho.¡No sois dignos de dirigir a los seres mágicos!, …me habéis fallado… 

    Luna afligida por la decisión que debía tomar,congestionada de tristeza dejó brotar una lágrima, que se deslizó lentamente, muy lentamente, y en su caída sobre los Bela Dux, se impregnó de polvo de estrella…

 

Y al mojarles la lágrima,  se transformaron en Salamandras…

 

 Y desde entonces en la noche vagan

 apesadumbradas y solitarias,

  reptando por el bosque, lentamente,

con la piel recubierta de la ponzoña,

que vertieron en su otra existencia.

 Y con sus ojos rasgados de oscuridad,

 tapados por la humedad,

 de su continua soledad…  “

 

Y me he cruzado dos señales en aspas…, tengo las luces del refugio de frente,significa que me salgo del camino,  tendré que subir siguiendo las marcas horizontales, la luna se refleja en el lago pero no tengo tiempo de parar…

Son las 21.45, he llegado, en el porche del refugio que encuentro dos montañeros que me saludan muy amablemente, los que al día siguiente serán mis compañeros de aventuras, Fernando y Eneko, de San Sebastián, aunque Fernando está afincado en las Canarias.

Tomó posesión de mi taquilla, y de la cama 4 de la habitación Tebarray, me pongo a ordenar equipaje pues apenas faltan diez minutos para apagar las luces, en ese breve momento he congeniado con Eneko y Fernando, hay otros trabajadores de una obra y guardias civiles que ya se acostaron…, mañana nos iremos los tres,…dirección a los infiernos(los picos).

Nos levantamos antes de las siete, que sería la tónica diaria, a las ocho amanece…, y mis ojos se quedan mudos ante la vista del lago con los picos de fondo…, es mucho mejor de lo que podría haber soñado…en Respomuso.

Partimos hacia el este siguiendo las marcas de la GR-11, Eneko y Fernando son dos personas sencillas y entrañables que aman la montaña…, salimos sin prisa, pues queremos disfrutar del camino. Mis piernas están duras como piedras y me pesan como losas, el largo viaje y la ansiedad han hecho mella, ya me conozco, irán a mejor a medida que pasen los días…

Poco a poco el sol baña los picos de dorado y el lago destella de reflejos de montaña, que se mira en su espejo matutino, y casi sin palabras ni aliento paramos a sentir el flujo de vida desparramándose por las laderas…

 

Seguimos y nos encontramos una presa de hormigón y tras ella un lago, estamos en Campo Plano, imagen de la codicia del hombre que todo lo quiere y luego se arrepiente de lo que hace, la represa no está terminada…, no se inundó el valle, por fortuna.

Aquí me doy cuenta que el wikiloc que tenía que ser testimonio gráfico de la ruta no funciona, me lo actualizaron a traición hace dos días, no marcha, ningún número marca y el GPS apenas localiza, me pongo a manipular todos los botones tratando de estrujar el “software” sin resultado, ¡Malditas tecnologías!

Fernando va primero y Eneko me espera y vamos hablando, Eneko es una persona fuera de lo común, enseguida me di cuenta de sus dificultades y de la grandeza de su espíritu, es una persona que lleva 8 años peleando con una enfermedad muy dura, el Parkinson…, y su enorme voluntad y corazón le hacen adentrarse por sitios donde muchos no se atreverían ni a pisar…, la montaña siempre sorprende y más quienes van a ella…

Rodeamos el lago y tras sacar el mapa, vemos que  vamos hacia el barranco que lleva al collado de las Fachas, así que nos volvemos buscando el sendero de la GR-11 que va hacia el sur, llaneando por el borde del arroyo lo tomamos y en poco se empina en un prado que a ratos quiere ser verde…

Voy a la zaga peleándome con el móvil y el wikiloc, para que cambie los datos le tengo que dar a grabar…, pero los datos son incorrectos…, estoy bastante contrariado, estoy sin GPS para todo estos días y es un problema en caso de niebla…,por fortuna dan buen tiempo toda la semana.

En poco nos encontramos los tres en una laguna, el sol da de cara, no me parece que sea la de Tebarray, la conozco de mi ascenso y descenso a los Infiernos hace dos años…, es la de Llena Cantal, la gran pirámide de Respomuso…

Tomamos un breve tentempié, se empina la vereda por una pedrera, Fernando va delante y Eneko y yo vamos más relajados…

Estamos a punto de subir por el cuello del Tebarray, bajan dos montañeros, uno de avanzada edad, con mucha precaución, la pendiente lo merece. El cuello tiene mucha roca descompuesta que está algo húmeda de las lluvias de los días anteriores, hay un cable de acero que nos ayuda a ascender, a Fernando no le ha gustado mucho este tramo…

Estamos arriba, ante nuestros ojos la laguna de Tebarray y de frente la silueta perfecta de los Infiernos con el blanco de su marmoleda incitando a subir…

Meditamos si hacerlo o no, vamos un poco tarde, es lo que tiene la marcha disfrutona…

Descendemos  al collado de los Infiernos o cuello “deros Azules”, allí tomamos la decisión de  no subir a los infiernos, se nos alargaría de más la ruta y vamos en plan disfrute, así que aprovechamos la presencia de otros montañeros para retratarnos…

Tebarray detrás…,esperando nuestras pisadas.

 

Volvemos por nuestros pasos y ascendemos al Tebarray por su arista…

Una vez arriba la ilusión de picos y cimas entrelazados de nubes, resplandecen en nuestras pupilas, allí…, en las espaldas de los Infiernos.

 

  • Necio de los humanos, estúpido entre todos ellos…¡Qué demonios has estado haciendo!

  • Maese Viento…, qué infiernos te ocurre hoy conmigo…

  • ¡Has estado toda la subida mirando esa pequeña pantalla de cristal!, no has visto nada, no has sentido nada…, pendiente de ese trozo de tecnología…

  • Es verdad, Maese, ni me he dado cuenta cómo he subido hasta aquí mirando el maldito “wikiloc”.

  • Pues ahora eres libre de él…,¡disfruta de tu libertad!,…necio humano.»

Maese Viento una vez más tiene razón, he apagado el “track” del “wikiloc”, ahora voy a disfrutar del presente, segundo a segundo, paso a paso…

 

Comemos un poco, y comenzamos descenso de vuelta al refugio, con un poco de precaución en el cuello del Tebarray, es increíble la agilidad de Eneko sobre las pedrizas…, cuando sea mayor quiero ser como él…

En le cuello del Tebarray antes de bajar…

Parece como si lo viera todo por primera vez, no recuerdo nada de esto y he pasado por aquí, las tecnologías nos hacen esclavos cada día, y no nos damos cuenta…

La laguna del Llena Cantal es preciosa, con el Balaitus detrás, puede que lo suba esta semana, aunque Josu me recomendó que lo hiciera rapelando y tengo arnés pero no cuerda…, demasiado para mi mochila.

Fernando se detiene junto a un arroyo y nos recreamos, no hay prisa, en el refugio están de obras y hay un ruido infernal, la perforación de roca con grupos electrógenos de gasoil son nada acogedores, Eneko le dio las quejas al guarda ayer pues no pudieron relajarse viendo las vistas del lago con semejante engendro de ruido y olor a gasoil…

Nos vamos adentrando en las doradas praderas y decidimos darle la vuelta a la laguna de Respomuso, alargaremos nuestro disfrute, más grande es el mío al estar libre de marcar la ruta en el wikiloc, Maese siempre tiene razón…

El camino se devanea entre los reflejos de los picos en el lago, con el sol a nuestras espaldas dejándonos disfrutar del espéctaculo de las nubes que se asoman por el puerto de San Martín,vamos disfrutando como nunca…

 

«Y mirar al cielo dañado de  tierra…,

y ver las nubes raspando sigilosamente,

las puntas afiladas de piedra…

Respomuso, Respomuso…,

refugio de pirámides…,

acosadas de viento,

tocadas de estrellas,

mimadas de luna,

que se reflejan en la laguna…»

Pasamos la presa, hacemos más fotos…, aunque no queremos llegamos, son las seis de la tarde.

Para nuestra suerte se han parado los obreros, no son capaces de perforar la piedra…, un alivio que nos dejará disfrutar de las vistas a la puesta del sol en Respomuso…

Hoy si cenaré, con mis amigos Fernando y Eneko que se marchan mañana, estoy algo triste, me duran poco las amistades…, en la otra mesa escucho a dos montañeros y una montañera de Zaragoza hablar de subir al Balaitús mañana…, puede ser buena opción si me aceptan de acompañante…

Ha sido increíble el día…, gracias Eneko, gracias Fernando…,espero que nos volvamos a encontrar muy pronto.

 

 

Pincha en este enlace y verás las fotos del álbum en Facebook…

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.1597797703621003.1073741849.966633546737425&type=1&l=61f57dda5c

Powered by Wikiloc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *