La Integral de Sierra Nevada. Rocas, tierra suelta, cielos y precipicios. Cuando tu esfuerzo tiene recompensa…. De Pillavientos al mirador de Nigüelas.(Día 3)

publicado en: Rutas, Sierra Nevada | 0

                                      Viento que confundes mis pasos,

                                          soplas creyendo que no  siento,

                                         ¡no me lleves!, en suspiro de lamento,

                                          persiguiendo, otra vez…, el triste ocaso.

 

                                             ¡ Siénteme, pues yo te siento…!

 

                                         Viento que susurras mi porvenir…,

                                            borrando mis huellas al soplar,

                                         dejando sin vuelta, mi existir,

                                       pues  nunca atrás, ¡ni siquiera mirar!

 

                                       ¡ Pues siénteme, viento, que no miento!

 

La noche pasa más rápido de lo habitual, es el cansancio, bonito sueño de quien se lo ha merecido, es por la mañana, nos levantamos, nos queda la última jornada, una buena kilometrada, pero por sendero, nada de montañismos ni alpinismos…

Salimos del Pillavientos perseguidos por el sol…, que a nuestras espaldas va susurrándonos el comienzo de un largo día.

Miguel Angel aprieta el paso, es pista, y queda mucho, Antonio va a la zaga…, me cuesta arrancar y quiero hacer fotos…,Rioseco y su laguna lo merecen, donde antaño estuvo el refugio guardado que tantas vidas salvó y no queda ni un vestigio…

Pasamos el Collado del Lobo, no se ve bien la siluetas del Mulhacén y la Alcazaba, el sol lo impide, seguimos…

Pensamos si subir a los Machos…, vamos mal de tiempo y peor de fuerzas, Veleta será nuestra próxima cima…, me quedo con las ganas de subir desde los machos al Veleta por la vía ferrata de Fidel Ferro, creía que no había subido a Los Machos, pero haciendo memoria recuerdo que es el único pico que he subido en Sierra Nevada con guía, por eso no lo recordaba…

Vamos a acortar por el paso de los Guías, una repisita, una cadena entretenida y una caída muy divertida…

image00258 image00260

En poco más de una hora, estamos en La Carihuela, tomamos agua y alimentos, salí con las zapatillas de trekking  y las botas en la mochila me están matando…,son dos kilos de más que se notan.

 image00044image00262

Subimos al Veleta desde la Carihuela, azotados por Maese Viento, en frío aliento, esta es la zona más horrorosa de Sierra Nevada, me da auténtico pavor ver el destrozo de la estación de esquí…, pero las personas tienen que comer.

En el Veleta, nos hacemos fotos, pasando  frío, desde aquí vemos los Machos , el Alcazaba y el Mulhacén que pisamos ayer tarde…

image00263 image00270image00048

Se me viene a la mente la única vez que subí a los Machos, hace  20 años en una excursión de la universidad de Granada, guiados por el malogrado Gerardo, murió hace pocos años al caerle en la pierna una roca que habían desprendido más arriba de donde pasaba, en una zona cercana a Güejar Sierra. Triste final para uno de los más renombrados montañeros de Granada, siempre recordaré su barba montañera, su calva y sobre todo su “mala follá granaina”, todo un referente para los que amamos la montaña, aquí dejo su recuerdo…

Miramos si vamos a Elorrieta por el camino o por la cresta, Miguel Angel no quiere oír hablar de salirse del camino va en zapatillas y lleva el dedo destrozado de una roca que le cayó encima subiendo la Alcazaba, desde aquí vemos el puntito blanco del refugio de Elorrieta y justo atrás el Cerro del Caballo, parece que está inmensamente lejos…,nos falta todavía…

image00047

La cresta parece difícil, y no estamos “para bollos”, seguiremos siendo senderistas facilones…

Ya estamos de vuelta en La Carihuela donde encontramos tres personas, mientras me pongo mis botas que me pesan menos en los pies, a Antonio le muestran por donde se baja a los Lagunillos de La Virgen.

Si no cresteamos , bajaremos a los Lagunillos y luego subiremos a Elorrieta, el refugio abandonado más hermoso y romántico de Sierra Nevada…, ya firmé para su restauración.

Con el radiotelescopio de las lomas de  Dilar y sus telescopios nos dirigimos a los lagunillos de la Virgen, uno de los rincones más encantadores de Sierra Nevada, Antonio va que se las pela…

image00273 image00274

Los lagunillos de la Virgen colgados en una terraza sobre Granada, es uno de esos sitios que te regala Madre Sierra, en un llano muy cómodo para vivaquear, donde se alojan serenamente unas cuantas y coquetas lagunas que te regalan verde y cristal para tus ojos cansados, y frescor gélido para tu boca del manatial que brota junto a las rocas…

image00051 image00052

Paramos un poco, queda mucho, hay que subir de nuevo, esta vez a Elorrieta, Miguel Angel y yo nos tomamos la subida con más calma mientras vamos admirando los diversos riscos de la cresta, entre ellos al fraile de Capileira que arriba aguarda el paso de los tiempos…,algún día le pediré a Maese Viento que me cuente su historia.

image00281 image00282

En muy poco estamos Elorrieta, el refugio más romántico de Sierra Nevada, sus formas redondeadas contrastan levemente con la cresta a la que se arrima con enormes vistas de letanía y distancia…, del Veleta y el Mulhacén a la vez, si lo reformaran sería estupendo dormir tan cerca de las estrellas.

Paramos un rato a comer, son cerca de las dos, Antonio y yo estamos viendo la posibilidad de ir por la arista del Cartujo, para hacer otro tres mil, que además no he realizado nunca y me apetece mucho, aunque noto el cansancio.

image00292image00296 image00294

Miguel no quiere saber nada de crestas, va en zapatillas y el pie lo tiene fatal…, estamos conversando con un montañero solitario que viene desde abajo sobre qué hacer…, el camino es el camino más corto, en la montaña salirse de él siempre se  tarda más…, el gran axioma.

Así que seguimos detrás de Miguel que ya iba bajando hacia el valle de Lanjarón en busca de nuestro último objetivo, el Cerro del Caballo…

image00300

El Caballo es el último tres mil de Sierra Nevada, el más sureño, el más alegre…, que mira de frente al mar y su embrujo calienta y asienta sus vistas…, es de lo mejor de Sierra Nevada.

Pues el valle que baja hasta Lanjarón, pasando por el Caballo, es mi valle favorito de Sierra Nevada, muy redondeado por el glaciar, templado por el mar, y amenizado por múltiples minerales que si vas mirando…, no es difícil encontrar alguna punta de cuarzo increíble…, no se lo digáis a nadie, es mi yacimiento de cuarzos más fructífero…

Hay que ir perdiendo altura hasta vadear el valle, y luego por la margen derecha del valle iremos pasando por debajo de riscos en un camino que parece hecho por los romanos…, mucha historia debe tener…

Bajamos hasta el fondo del valle, ya estamos en el lado correcto, en la izquierda creo que se sale a Capileira…, no lo recuerdo.

image00301 image00304

Voy mirando por cuarzos, y por mi pierna…, me ha dado un tirón en el peroneo derecho, no te impide andar al ser un músculo menor, pero duele.

Empiezo a ver nubes de evolución diurna que junto con el matizado de nubes altas o cirros, me indican que el tiempo va a cambiar, en efecto, Miguel me confirma que para esta noche daban una borrasca con probabilidad de precipitaciones, no miré ni la predicción para esta ruta…¡Malditos relatos del campamento FEDME!

image00306

En poco vemos al fondo del valle el refugio de Peñon Colorado, y bajo sus tajos nos encontramos con unas cadenas…, hace muchos años no estaban y había que dar un saltito muy gracioso…

 image00057

Hemos ascendido de nuevo y nos encontramos la laguna cuadrada…,no puedo imaginar el porqué de su nombre.

image00058 image00059

Otra vez vamos descendiendo hacia la mole achatada del Caballo, que recuerda un flan de principiante…, con el río Lanjarón partiendo el valle en suave sinuosidad.image00313 image00317

Me he quedado muy atrás, la pierna me está dando guerra, al rato me los encuentro esperándome…, no seguiremos bajando desde aquí se divisa  la laguna del caballo con su refugio y como nos recomendó el montañero que vimos en Elorrieta, en vez de seguir bajando, subiremos hasta la cresta del valle.

image00318

No es complicado, las piedras son muy llanas, y en muy poco nos hemos plantado en el gran llano de la cuerda, recuerda mucho la zona del Picón donde empezamos, en lo llanito y facilito que está todo…

Esta zona la conoce Antonio, yo hace más de veinte años que no volvía…, nos deslizamos sobre el valle dejando la laguna y su refugio acomodada a nuestros pies y tras soltar las mochilas en un punto de retorno, llamamos a Carlos, nuestro rescatador , traerá el coche hasta el mirador de la Rinconada de Nigüelas, nos evitará mil metros de descenso hasta el pueblo, un gran lujo, le decimos que venga a recogernos en dos horas, son las cuatro.

image00321 image00323 image00324

Salimos hacia arriba, es muy poco, haremos el último tres mil y ya todo es bajar…, no sé si será lo mejor para mi aterida pierna.

 image00325

Llego el último al último pico de la integral, están los dos esperándome, han sido 43 km, cuatro mil metros de subida, y unas doce cimas, dejamos cuatro para otra ocasión…,es momento de alegría y disfrute con lo conseguido, que no es poco…

 

Hay un gran monolito y otro más allá, el día ha cambiado y las nubes se van adueñando de las alturas.

Sacamos fotos del valle con las cimas de Sierra Nevada encumbrando, Granada al Oeste y al sur el mar, no hay demasiada visibilidad…

image00061
Antonio, vino directo del Himalaya…,con el aura de las montañas.

 

image00329
Al fondo la playa…,si te quieres dar un bañito…

 

image00333

Toca bajar, Antonio ya está en las mochilas, Miguel y yo nos hicimos más fotos, este rincón de Sierra Nevada es encantador, y no sé cuándo volveré, espero que no pasen otros veinte años…

Hay hitos hasta el mirador, es una zona muy llana y fácil de andar, voy quedando atrás, me duele la pierna en demasía, no hay felicidad sin dolor…, no serías capaz de apreciarla. Maese Viento sopla más suave que en la cima;

 

  • ” Entonces, humano…,parece que  sigues escuchando,aunque mi voz es suave y apagada…

  •  Maese Viento, ya no lo puedo evitar. Si un ciego empieza a ver, no querría dejar de hacerlo. Cómo dejar de escuchar, ver y sentir..¡es imposible!

  •  Y seguirás escribiendo…, lo que escuchas…, o te lo guardarás en el cajón de tu decepción…

 

  •  Maese Viento, siempre te escucho, hazlo tú ahora, ¡pues eres el viento!:

                                          Viento que confundes mis pasos,

                                          soplas creyendo que no  siento,

                                         ¡no me lleves!, en suspiro de lamento,

                                          persiguiendo, otra vez…, el triste ocaso.

 

                                             ¡ Siénteme, pues yo te siento…!

 

                                         Viento que susurras mi porvenir…,

                                            borrando mis huellas al soplar,

                                         dejando sin vuelta, mi existir,

                                       pues  nunca atrás, ¡ni siquiera mirar!

 

                                       ¡ Pues siénteme, viento, que no miento!

 

                                  Viento que sopla,¡elévame!, de tu fantasía,

                                  como hoja de otoño, temblorosa y caída,

                                  llévame lejos, junto a sirenas y mitologías,

                                  pues el otro mundo,… me cansa enseguida.

 

                                  ¡Cuéntame!, viento,¡pues yo lo cuento!

 

                                      Viento, que me colmas de sueños y secretos,

                                      contigo iré, dónde yo sólo puedo estar…,

                                       y lo contaré,con palabras, verbos o sonetos,

                                        para aquel, o  quien lo quiera escuchar…

 

                                        ¡Cuéntame!,¡viento!,¡pues quiero tu aliento!

 

 

Me han esperado, nos reagrupamos, pero de nuevo me quedo atrás, vamos pegados a una cresta en dirección a un bosquete de pinos, el terreno cambia de las pizarras precámbricas pasamos a calizas macroporíticas que parecen corales, creo, hace mucho que estudié esas cosas en el instituto…

image00342 image00345 image00346

Descubro que con la técnica que nos enseñó César en los Pirineos, de bajar con las rodillas flexionadas, me duele menos la pierna, voy más deprisa, he alcanzado a Miguel Angel, Antonio apenas se le ve.

Estamos en el bosquete, ha sido lo peor de la ruta para mí, el dolor me ha matado, y acabo de recordar que tenía una tira neuromuscular en el bolsillo de arriba de la mochila, a buenas horas…, ya que estoy llegando.

image00349

Es el fin…, satisfacción, cansancio, llegamos a las seis, somos puntuales…, el Mirador es un buen mirador, Carlos no ha llegado todavía, hay una buena kilometrada desde Nigüelas, nos despojamos de ropas y botas, y nos bebemos todo el agua que nos queda, y un “selfie” final…

image00063

En poco más de un cuarto de hora aparece Carlos con mi coche, gran alegría nos da, el tiempo está cada vez peor, y estabamos deseando ver su eterna sonrisa…

 

Tras la última foto nos vamos a Granada, y tras una bajada por la pista que me asustó más que el Vasar…, me fío menos de mi coche que de mis piernas…, llegamos a Granada.

Con una buena cerveza y una gran tapa granadina de carne en salsa, celebramos los cuatro el fin de la aventura…, han sido tres días de maravillosos de esfuerzo, aventura y amistad, estos son los grandes momentos que aderezan nuestras vidas.

Gracias…amigos, por compartir conmigo la montaña y vuestra amistad…

 

img-20160919-wa0004

Ahora espera una ducha, una cama y la sopa de caldo blanco que nos tendrá preparada mi madre,…mejor imposible. ¡Madre sólo hay una!

Epílogo.

Miguel Angel y yo estamos paseando por Granada, esta tarde volveremos para Extremadura y aprovechamos para soltar las piernas, todavía me duele mucho el peroneo derecho y lo tengo inflamado, la tira neuromuscular es un gran alivio.

Estamos en el Mirador San Nicolás, o del Clinton, como le dijeron en su momento, para mosqueo de algunos granadinos, de repente me dice Miguel…mira, quien está ahí.

Es ¡Daniel!, el supermontañero solitario que nos encontramos en el Puntal de Vacares, y que con sus indicaciones nos sirvió para encontrar el canuto del medio…

Qué alegría, es un máquina, se ha hecho tres tramos en un día de la ruta de Sulayr ,y está apurando para irse a Zamora.

image00356

Es increíble que nos encontremos dos veces en dos días, en sitios tan diversos, no existen las casualidades, todo pasa por algo, me parece que va a ser el principio de una gran amistad, y  que Daniel y yo nos encontraremos en próximas rutas…, el Espiguete de la Montaña palentina podría ser buen sitio…,¿Qué te parece, Daniel?…

Powered by Wikiloc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *