La Integral de Sierra Nevada. Rocas, tierra suelta, cielos y precipicios. Cuando tu esfuerzo tiene recompensa…. De Posterillo Alto a laguna de Vacares.(Día 1)

publicado en: Rutas, Sierra Nevada | 4

“Cuentan las leyendas de la Montaña de Sulayr…

De una enorme cima  en su corazón perdida,

 de profundos y oscuros precipicios partida…,

dónde el viento se abate helado y distante…,

dónde la noche se llena de estrellas brillantes…,

y dónde jamás hombre alguno viviera plantado.

Y que ni un gran ejército bien formado y armado ,

 podría hacerse en cien años con su cumbre…,

y por ello los abismos  aclaman su nombre;

¡Alcazaba!, ¡Alcazaba! …la Reina de Sulayr.”

 image00144

La Alcazaba es la montaña fetiche de los que amamos Sierra Nevada, es la montaña de verdad, de los tres grandes colosos, es la que más se resiste a ser pisada, sólo se puede abordar fácilmente por su cara este, lo demás son paredes, precipicios y grandes pendientes, llevaba mucho queriendo volver a pisar su cima, y esta vez quería hacerlo por alguna de sus caras más complicadas…

Cuando Antonio, me propuso en Semana Santa  hacer la integral de la Madre de mis Sierras, una lucecita se encendió en mi mente, llevaba dos años pensando en ello, repetiría las hazañas de hacía 20 años, y además, quería atreverme con los precipicios de La Alcazaba y Mulhacén, cuando de joven no me atreví…, es lo que tiene la experiencia, puedes abordar empresas más duras y arriesgadas sin tener el físico de los veinteañeros.

Acepté y dejé en las manos  de Antonio, la organización del evento, tenía en Agosto los campamentos FEDME y si escribía los relatos de sus cinco rutas, no iba a tener tiempo para nada.

El pasado llamaba a mi puerta, parecía que me juntaría de nuevo con mis mejores amigos de la facultad, Antonio; con el que recorrí los Pirineos y tuvimos algunas aventuras memorables (léase el cañón de Añisclo http://pisandocumbres.com/ordesa-en-otono-cuando-la-realidad-eclipsa-los-suenos-episodio-4-en-pineta-y-en-el-canon-de-anisclo-la-aventura-en-el-canon-de-anisclo/ ) y Carlos, que una vez cruzó en zapatillas  el collado de las Buitreras repleta de nieve, todavía recuerdo muy bien el miedo que pasé viéndole…, cuando todavía no sabíamos lo que eran los crampones…

El verano se moría, y su calor se iba aplacando en anuncio del otoño inminente, llevaría el equipo de invierno, Sierra Nevada lo precisa.

 Miguel Angel espartano se vendría desde Villanueva, empezaríamos cuatro la aventura. Pero Carlos se volvería el primer día a Granada y luego nos iría a recoger al final, así que el grueso de la ruta seríamos tres. Una suerte tener a Carlos de amigo y no tener que preocuparse en la vuelta.

Tras una semana muy estresante debido al trabajo de escribir las rutas de agosto de la FEDME y que casi nadie leyó, ni siquiera los que en ella aparecían, salimos de Villanueva a las cinco de la tarde del viernes 16 de septiembre.

Llegamos a las nueve y media a casa de mi madre, donde esperaba mi hermano mayor con su familia para verme, la sombra de mi padre recientemente desaparecido aún estaba caliente, ahí  presente en su silla, en silencio, nos mira sentado, apoyado en la mesa con la mano en la frente…, es la vida…, venimos para irnos.

Quedamos a las siete de la mañana en casa de Carlos, dónde dejaríamos los coches, llegamos cinco minutos tarde pues mi madre se levantó y nos preparó un espléndido desayuno…madre sólo hay una.

En el coche de Antonio salimos y llegamos al Posterillo Alto, comenzamos a andar a las nueve, tenía muy reciente la ruta del Picón de Jeres, les llevaría yo este primer tramo.

El cortafuegos se empinaba, apenas había dormido la noche anterior, seguía rumiando mi decepción,…nadie lee mis rutas, ya ni siquiera mandándolas por “Whatssap”( o como se escriba), da igual que hagas relatos fantásticos y mezcles a tus compañeros de ruta con Náyades y Sirenas o historias de amor…, no se las leen, y si lo hacen, no lo aprecian…

Miguel Angel va muy mal, la mochila le pesa demasiado y lleva varios meses sin hacer ejercicio, está sufriendo desde el minuto uno, pero subirá…por eso es Espartano.

image00064 image00065¡Vamos Migue…!, sólo nos faltan 50 kilómetros… Miguel, Carlos y Antonio…,de cerca a lejos.

Nos desviamos hacia el barranco del Alhorí, las vacas y el verde con el suave rumor del arroyo se mezclan en perfecta sintonía para nuestros sentidos…

Paramos junto al arroyo, tomamos agua, arriba no habrá salvo en las lagunas, comemos algo…, yo no estoy aquí, mi decepción es más fuerte que la montaña… ¡Cómo puede ser!, nada es más fuerte que ella…, trato de no pensar, los sentimientos nacen de los pensamientos, pero la idea de cerrar el blog es muy fuerte, y me atormenta…

Cruzamos el arroyo, subiremos por la cuerda, si lo hacemos por el circo, la última cuesta asusta, es muy empinada.

image00072

Subimos arriba por cuesta pedregosa, buscando la cuerda derecha del valle, al salir arriba sopla frío Maese Viento, nos tapamos…,quedo atrás con Miguel Angel, lo está pasando muy mal, y yo también…, la decepción inunda cada célula de mi cuerpo, pasan continuamente por mi cabeza, el Enano de Gredos, la Anjana Branca, las Náyades, Eulàlia, Edelweiss, que aún no ha nacido en el blog, y apesadumbrados de olvido e indiferencia…,¡van desvaneciéndose en la nada!, ellos no pueden vivir si nadie los lee, sus caras abatidas y entristecidas llenan mis retinas…,¡hoy no veo ni dónde piso!.

image00076

Carlos se había adelantado y le habíamos  perdido de vista, ahora le vemos, parece que se ha clonado, pues van dos personas, y la otra no es Antonio.

Nos reagrupamos junto a una cueva cerca de la cima, está costando esta primera cima, el cuerpo está frío, y la pendiente es muy fiera.

 La persona que va con Carlos es Jose  María, tiene ¡80 años!, cinco by pass coronarios y una operación a corazón abierto, y está subiendo solo al Picón, la montaña nunca me dejará de sorprender,…y sus gentes.

Jose María es un libro de sabiduría, nos reprende por dejar atrás a Miguel Angel, “los grupos de montaña son para ir juntos, nunca se deja nadie atrás, pues cuando el último llega se comienza a andar de nuevo, y éste se desmoraliza”, cuan razón tiene, lo he sufrido cientos de veces, pues hacer fotos para el blog y mirar para recordar te hace parar y te quedas siempre el último…

Hemos acertado la ascensión, Jose María nos confirma que es mejor por la cuerda que por el circo, Antonio viendo la oportunidad le pregunta a Jose María sobre la forma de subir al Alcazaba y el Mulhacén, nuestros grandes escollos, que nos quita a ambos el sueño;

  • Y la Alcazaba, se puede subir por el canuto con nuestros mochilones, ¿lo conoce?…

  • La Alcazaba por el canuto la he subido yo, y vosotros la subiréis, sólo que tenéis que tener cuidado de no perderos en una zigzag de la subida, si vais despacio con cuidado seguro que lo haréis…, eso sí id juntos, por si os lanzáis piedras que no tomen mucha velocidad, respondió Jose María.

  • Una vez allí, que debemos hacer para subir al Mulhacén, queremos tirar al collado de siete lagunas…, siguió preguntando Antonio.

  • Pues subir al Mulhacén por el collado, no os lo recomiendo, hay mucha piedra suelta, es muy duro y peligroso, podéis lanzar piedras y si os caéis no hay modo de parar, es mejor bajar a siete lagunas y buscar la forma de subir…

  • Y por el vasar del Mulhacén…

  • El Vasar…,no me gustan los precipicios, nunca lo hice, ni lo haré…,no os puedo aconsejar.

La expresión de Antonio me recordó a Gandalf en el señor de los anillos, cuando la compañía decidió ir por las minas de Moria…, aceptaba el destino, sabiendo que podría ser terrible…

Yo lo tenía muy claro, el canuto nos esperaba, después de lo que dijo Jose María sabía que subiría, lo haría, llevaba mucho tiempo esperando conocer, esa subida entre precipicios y paredes, que si te equivocas acabas en un camino sin retorno…

 Y el Vasar del Mulhacén…,lo conocía muy bien. Para mí lo más hermoso de Sierra Nevada sin duda…,pero no le gustaría al vértigo de mi amigo Antonio…

  • Sí, Antonio, iremos por el canuto y el Vasar…., Jose María dice que el canuto lo hacemos bien…, el Vasar es mucho más fácil, lo hice varias veces y nunca vi un solo sitio peligroso.., es una autopista, es horizontal y se puede ir a pata coja y silbando…, no tiene ninguna pero que ninguna dificultad(como diría mi amigo Josechu refiriéndose al McKinley, al Aconcagua o cualquier pico estilo Everest…)

Y Antonio que me conoce bien, me miraba de reojo sin decir nada…, y Miguel Angel no opinaba, estaba demasiado preocupado por su forma física en la ruta, y no conoce nada de Sulayr…

Jose María había seguido adelante, y nosotros tras tomar un poco de agua continuamos su estela hacia el Picón.

En poco llegamos, me traía los recuerdos del hielo cuando lo hice en Marzo con Alfonso y sus muchachos malagueños…,¡saludos Alfonsi!

image00007

Fotos y vistas de la Sierra, una inmensa llanura se abre a nuestros pies, punteado de pequeñas cimas y en primera instancia La Buitrera tapando las verdaderas cimas, el Picón es el último y como está en bajo, no se ve lo que está por venir.

cima-del-picon

Seguimos avanzando con Jose María compartiendo sus experiencias, es de Lanteira, un pueblecito al pie de la montaña, fue uno de los que rescataron los pilotos norteamericanos que se estrellaron en el Picón en los años sesenta, nos va diciendo los nombres de todo, y dándonos sabias explicaciones impagables, nos tiramos hacia el puntal de Juntillas y él sigue a Cervatillos, luego le alcanzaremos, en el Puntal se desnuda ante nuestros ojos la inmensidad de las moles Nevadienses, y las lagunas más frías según dicen, yacen a nuestros pies.

 puntal-de-juntillas

Vamos hacia los Tajos Negros y los Cervatillos, todo esto llaneando, más o menos, es fácil andar por aquí, nos asomamos a los Lavaderos de la Reina…, lugar de cría de toros de lidia en libertad, y bellas y míticas lagunas…

image00010
Hacia el Cervatillos…
lavaderos-de-la-reina
Lavaderos de la Reina. Mítico lugar de Sulayr…

Paramos a comer junto a Cervatillos Occidental, son más de las dos, nos despedimos de Jose María y de Carlos…,se vuelven, ha sido increíble compartir el día con ambos…¡gracias!

Tenemos que continuar…, queda mucho, no…todo.

cervatillos-occidentales
Cervatillos Occidentales.

Tras la despedida y el almuerzo tiramos al Puntal de Cuartos o Buitrera,  se ve cercano…, vamos despacio, después de comer es más costoso el andar…,pues, bien ,ha sido fácil…

la-buitrera

Ahora iremos a la Atalaya, es más complicada, nos metemos en terreno quebrado de rocas y riscos, despacito buscamos mojones y me coloco el casco, es la mochila no sirve…, me coloco por delante, esta es mi casa, donde me crié…

image00098 image00100

Esta vez con más dificultad conseguimos nuestro objetivo, tuvimos que sortear grandes rocas, propias de la orografía alpina, y seguir la pista de los hitos…

El mapa no miente, hay que bajar doscientos metros y la subida al Cuervo, es desalentadora, no así la vista, que nos promete un  mañana pleno de emociones y aventuras, con el Alcazaba y el Mulhacén pronunciando al viento nuestros nombres…

image00102image00019

Bajaremos, pero no subiremos al cuervo, Miguel no termina de ir bien, y nosotros tampoco estamos para tirar demasiados cohetes…

Vemos al fondo el puntal de Vacares, pasaremos al pie del Cuervo, mientras un buitre nos sobrevuela por nuestras cabezas,…es un augurio, el cuervo es de mal agüero…, no lo pisaremos…

image00106
El Cuervo a la derecha, al fondo Alcazaba imponente y sobrecogedora…

Nos lleva un rato cruzar el fondo el valle, aquí está todo lleno de piedras que nos impiden avanzar como quisiéramos.

image00109
Puntal de Vacares y detrás…Reina Alcazaba.

El sol comienza a declinar, llegamos a la laguna de Vacares, la subida al puntal nos llevará un rato…, Miguel Angel no lleva buena cara…, es mejor quedarnos aquí y mañana será otro día decimos Antonio y yo a la par…, el primer día es el peor, el cuerpo se tiene que adaptar a la altura y al peso de la mochila.

Son casi las seis, nos relajaremos un rato y disfrutaremos de la montaña, en poco hace frío, nos ponemos cada vez más ropa, el viento sopla y nos colocamos el equipo de invierno, el verano se muere…

image00111

Al poco rato vemos bajar del Puntal un grupo de ocho, no estamos solos, han llegado a nuestra altura, son de Murcia, y entre ellos viene una montañera que me suena su cara, estuvo en la FEDME, apenas cruzamos dos palabras, ella no tiene la culpa de mi decepción…, pero estoy parco en palabras…lo siento, otra vez seré más educado, más montañero.

Sin embargo, uno de ellos se queda un rato hablando con nosotros y nos cuenta cómo han hecho todos los picos, con Cuervo incluido y se han quedado a las puertas del Canuto de la Alcazaba, tienen que volver, el lunes trabajan…, yo no.

Desaparece el sol, el frío arrecia, el viento sopla, buscamos si hay algún abrigo más abrigado del viento, no lo hay. Cenamos frugalmente y a las ocho y media oscurece. Nos metemos en nuestros sacos, Antonio se compró uno de menos quince y una chaqueta magnífica, viene muy bien equipado, él es así, todo se lo toma concienzudamente, todo lo tiene estudiado, y en su primera ruta montañera auténtica, viene mucho mejor equipado que yo…,a ver si se me pega algo, que yo soy el que pasa frío con mi saco de veinte años, desgarrado por dentro…, pondría caras de risa si fuera el móvil…

image00113

 Estamos peleando con el duro suelo, buscando la forma de caer dormidos, la luna llena se va elevando apagando el cielo estrellado que partido de luces de aviones nos ha entretenido por el momento, al principio juega a asomarse entre las piedras del cerco del abrigo, mientras Antonio le saca una foto…, luego va llenando todo, primero el cielo y luego la tierra, me quedé dormido…

Son las dos de la madrugada, pero es de día, salgo del saco, no queda otra, el frío puede menos que mis ganas de miccionar, hace dos grados, me dan ganas de subir al Puntal de Vacares ahora, se ve perfectamente, me tumbo en el saco, el sueño huyó de mí…,otra vez…levemente susurra Maese Viento:

 

 

  • “ No duermes, humano, mañana será un día duro, tendrás muchos precipicios a los que asomarte, para estar cavilando de noche con cosas livianas…

  • Maese Viento, no son cosas livianas…, sólo yo te escucho, nadie lo hace, aunque escriba lo que me dices…

  • Nadie te ha pedido que lo hagas, nadie te debe nada, humano, ni te lo va a agradecer…, lo haces porque quieres…

  • Pero, Maese, no estamos hablando de poner una puntilla, la literatura es compartir sentimientos, y escribes con la ilusión de que alguien te lea,… y sienta lo mismo que tú.

  • Sois presos de un tiempo sin tiempo, de la tiranía de la imagen, no paráis a sentir, ni a escuchar…, ni tú tampoco lees apenas en el Facebook y en todas esas cosas que tenéis,…para engañar vuestra soledad.

  • Es cierto, Maese Viento, yo también soy culpable, de no mirar, de no oír, de no sentir…, el imperio de la tecnología devora rápidamente nuestros sentidos, sin dejar gozo ni memoria…

  • Entonces, ¿dónde está el problema?, humano. Por qué te ofendes cuando no te leen, si tú no lo haces…

  • Maese Viento, lo que me duele es la indiferencia…, y sobre todo cuando viene de aquellos que estuvieron conmigo en la montaña, no llego a entenderlo…

  • Pues es lo que tiene vuestra falsa sociedad, humano…, la indiferencia por el sentir de los demás, cada uno vive su vida.

  • Pero Maese…, si un músico compone una canción y la toca, ve quien le está escuchando, y sabe si sienten, si les ha llegado, y luego  sigue componiendo con ilusión, pues el artista lo hace más para los demás que para sí mismo,…es una forma de compartir  tus sentimientos.

    Pero los escritores de internet no sabemos si hay alguien leyendo…, y si  nadie dice nada, pensamos que nadie  hay, o lo que es peor, que lo hay, pero que le es indiferente…

                             Y si escribes con el corazón…,

                               y  hay silencio una y otra vez…,

                               eso se llama  indiferencia,

                                        y la indiferencia

                                   es la madre de la  desilusión,

                                          y la desilusión

                                         es la hermana del desaliento,

                                                 y el desaliento

                                                  es el padre de la decepción,

                                                          y la  decepción…

                                                          es tu silencio…,

                                                     pues con semejante familia…,

                                                      ¿… dónde encontrar inspiración?“

 

Sigo sin poder dormir, son más de las cinco, cero grados, noto algo de frío, luna me mira hilarante en lo alto, estaba riéndose de mi insomnio, no sé cómo ocurrió, pero me quedé dormido…

By the Light of the Moon by Aenea Jones.
By the Light of the Moon by Aenea Jones.

 

 

 

Powered by Wikiloc

4 Respuestas

  1. Carlos

    Qué grande eres Fran.
    Me han encantado tus dos poesías. Me ha encantado tu relato.
    Qué honor de haber compartido con vosotros momentos inolvidables.
    No estás solo… Somos así…islas con ganas de sentir, amar, gritar y llorar, de sentir alguien a nuestro lado, su calor, amistad, … pero islas que nos creemos acreedores de nuestra soberbia, independencia, indiferencia ante los demás.
    No somos islas, somos como las piedras de la sierra, todas apiñadas, necesitadas las unas de las otras para formar una montaña, una gran montaña, una ALCAZABA.
    Un abrazo Fran.
    Gracias por tu amistad

    • Fran Pascual

      Gracias a ti, Carlos.Aunque la distancia nos separe y el tiempo pase, siempre estás ahí… Tu amistad es más grande que cien Alcazabas juntas, muchas gracias…, Carlos.

  2. Isabel

    Estupendo relato Fran. La foto de la Alcazaba me impresiona, me produce inquietud, apenas hay verde, todo grises-negro y el azul claro del cielo. Me gustaría verla y caminar un poquito por ella. Gracias a tu publicación me imagino la ruta. Graciñas por compartir.
    Me gustan las poesías, no comparto tu decepción por la indiferencia de personas del FEDME, pienso que te ha afectado demasiado y eso no es bueno.
    Sigue publicando, alguien leerá.

    • Fran Pascual

      Muchas gracias, Isabel. Está claro que tú me leiste, entonces y ahora. No sé cómo no me ha saltado el chivato de que tenía un comentario tuyo, te hubiera contestado antes. Seguiré publicando…Es una alegría que me leas y me comentes, amiga. Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *