LA SOLEDAD DE MAESE VIENTO

publicado en: Poemas | 2
  •   Maese Viento, no te calles, por favor, sopla fuerte y frío, que tengo que pasar la arista…, y la nieve se puede desplomar.

  •   Haré lo que me venga en gana, humano, o crees que voy a hacer tu voluntad…

  •   Bien, háblame, y si te quieres enfadar, me da igual, pero sopla…,

  •   Si te hablo y no estás nada más que pendiente en no caer…, no es para tanto…, te agobia tu soledad, humano…, los humanos no estáis hechos para estar solos…”

  • Maese Viento, dices que los humanos no estamos hechos para la soledad… Pero, y tú…, que ves siempre la vida y la muerte, siempre estás ahí…, siempre…, sólo, sólo en tu soledad…

         …La soledad de Maese Viento

 

Y si yo muero…,

Maese Viento…,

¿me echarías de menos?,

notarías mi ausencia…,

sentirías mi silencio…

 

 

¿Acaso te llenarías….,

de soledad?

Acaso surcarías los cielos,

frío y distante…,

persiguiendo otra sombra,

     una vez más…

 

 

Ya sé viento,

que no soy nada,

y así lo siento.

Ya sé viento,

que apenas me miras,

un breve momento.

 

 

Sé que te esperan,

los claros arroyos,

en su caída cristalina.

Sé que te rozan,

las melosas nubes,

con inusitada ternura…

Pero sé que soplarás,

 frío y distante,

en tu infinita soledad,

…una vez más.

¿Y dónde irás viento?,

cuando reine el silencio,

y no tengas mis oídos,

a los que  susurrar…

¿Acaso tu voz,

firme y segura,

…llenara el silencio?

¿Acaso tus dedos…,

fríos y cortantes,

rozara otro semblante?

¿Acaso tu aliento…,

de hielo y frescura,

olvidara mi figura…?

 

Sóplame viento, sóplame bien fuerte,

háblame claro, habla sin descanso…,

no guardes tus palabras…,

¡Pues te escucho ahora!

Y ya bien sabes, viento…

que algún día me vendrá muerte,

 para dejarte en  el silencio…,

       de tu eterna soledad,

             …una vez más.”

 

2 Respuestas

  1. Inmaculada Martín Gallardo

    Homenaje a la Soledad de Maese viento que alguna vez lo sentí fuerte y a mí lado en el Pico Salvaguardia en Pirineo.

    Y si te quieres te enfadas me da igual.
    Siempre has estado ahí…, siempre…, sólo, sólo en tu soledad…… En tu apenas me miras con el deseo carnal….que no había oídos a los que susurrar…. Y no comprendía tu forma de amar.

    ¿ Me echaría de menos, notaría mi ausencia y mi tristeza llevada en silencio , comprendería mis ganas de sentirme amada y deseada en una pasión de amor, me hubiese vuelto loca de deseo pero siempre me sentí persiguiendo una sombra donde tal vez tampoco había oído al que susurrar. Y Que no hablaba claro y se guardaba las palabras.

    Hasta que ! Soplastes frío , frío y distante desde tu infinita soledad ! Ojos entrelazados, miradas cruzadas, deseadas, algo no resuelto, tal vez ese momento llegó tarde para comprendernos , algo ya fallaba en alguno de nosotros , todo quedó en el aire, ese aire frío y a la vez un aire lleno de ganas, deseo, de búsqueda del otro, pero las palabras que estaban guardadas ya salieron de tu boca , como un cuchillo hiriente, cortaron ese aire y se volvió todo frío y helado en mi. Sóplame , sóplame bien fuerte,
    háblame claro, habla sin descanso…,
    no guardes tus palabras…,
    ¡Pues te escucho ahora!

    Ganas de entender , de encontrar la pasion, de comprender, de aprender … pero quizás no me enseñó a buscarle y yo tampoco lo lenseñe a él.

    Ya sé que no fuí nada, menos que nada, así lo siento, que apenas me recordasted un breve momento.

    Tus dedos fríos y cortantes rozaràn otro semblante y
    olvidaran mi figura…. Creo ya olvidada

    Ahora surcaré los cielos y las montañas
    en mi soledad y ya bien sabes,
    que algún día me vendrá muerte,
    para dejarte en el silencio…,
    de tu eterna soledad,
    …una vez más.”

  2. Inmaculada Martín Gallardo

    Me he permitido recoger tus palabras, a lo mejor empece enfadada como ese Maese viento que a veces saca su furia, espero que me sepa escuchar y comprender ese duelo interior lleno de grises y a veces tan negro que no entiendo nada, y necesito explotar, y hablarle también a ese viento , no sé si me confundí, me equivoqué con esta conversación o más bien desahogo de mi agonía, pero me sentí tan identificada con esas palabras que se desbordaron mis palabras.
    Pero Maese viento es sabio y comprende el dolor, la rabia, la furia….. Y sabe también que me llegará mi paz interior que calmará y atenuarà mi dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *