Isabel es una muchacha feliz, está enamorada, su amor adolescente por Gonzalo no tiene límites. Gonzalo, lo sabe, y tiene que aprovechar el triunfo que tiene al alcance. Martín, no es nadie, sumido en su infierno, acostado en un rincón ha dejado de vivir, ya no habla, ni me escucha, por mucho que le llame, es una lástima, de verdad que le aprecio, pero los corazones puros y grandes, a veces son los más débiles, y está corroído por el Desamor, la enfermedad más insensata de los humanos.

Isabel impulsada por las misivas de Gonzalo, tiene que buscar la forma de zafarse de la vigilancia de su padre y en concreto de su criada, para verse a solas con él. Gonzalo se lo va a facilitar bastante, mandará a un buen mozo, el mismo que lleva los mensajes a entretener la criada, joven, y con ganas de un buen varón.
Isabel a hurtadillas ha salido de su casa, en la esquina está Gonzalo esperándola con su caballo.

Se la ha llevado lejos de la vista de todo el mundo, en el bosque. Allí Gonzalo la envuelve con su labia de conquistador, que es lo que desarma a las mujeres, más que la vista, es el oído lo que les hace tomar las decisiones.
– Os amo, Isabel, os amo, desde que os vi. por primera vez.
– Gonzalo, yo también os amo, pero no hago bien en estar a solas con vos, si mi padre se enterase, me mataría…
– No os preocupéis, no lo sabrá. Si pudiera convencer a mi padre me casaría con vos.
– ¿Es que no quiere vuestro padre que nos casemos?
– No, quiere que me case con una marquesa bastante vieja y fea, pero no lo voy a hacer, sois tan hermosa…

Así Gonzalo va envolviendo con falsas palabras a Isabel, hoy ella no ha caído y no ha yacido con él por miedo a su padre, pero Gonzalo es perseverante y consigue todo lo que se propone, es cuestión de tiempo, yo que todo lo veo yAmazona_by_ELENADUDINA lo he visto, ya sé cómo acabará esto.
Las citas de Isabel y Gonzalo se van sucediendo, ella ya ha cedido, han yacido juntos, ya ha conseguido lo que quería, y se ha aburrido de ella.
Ya no va a buscarla, ni le manda mensajes, ni se acerca al pueblo, como ya me imaginaba que iba a suceder, lo ha hecho con muchas mujeres.
Isabel está desesperada, ha dejado de comer, no duerme, le dice a su criada que vaya a buscar al mozo de Gonzalo, pero éste tampoco aparece, su desesperación va en aumento día

a día. No sabe qué hacer, hoy ha tomado una resolución, irá a buscarle, cueste lo que cueste, lleva tres meses sin verle.

Se ha enterado que está de cacería por las inmediaciones, se acercará al pabellón de caza. Ha cogido un caballo de su padre y se ha lanzado al galope a buscar a Gonzalo.

Ha tenido suerte, está en el pabellón con unos amigos.
– Gonzalo, tengo que hablar con vos, a solas.
Gonzalo no estaba muy convencido, pero algo le decía que mejor que fuera sin testigos, la expresión y el aspecto de Isabel se lo aconsejaban.
– Está bien, Señorita Isabel, como queráis. Por vos, haré lo que sea…la carcajada de los hombres ebrios de vino, hería a Isabel profundamente.
Se fueron a la parte de atrás de la cabaña, mientras los amigos de Gonzalo, lanzaban comentarios fuera de tono y se reían a carcajadas.

– Gonzalo, porqué habéis desaparecido, me dijisteis que me amabais, que os queríais casar conmigo.
– Eso dije, pues será el vino que no lo recuerdo, sois muy hermosa pero no para tanto.
– Pero, es que os amo, Gonzalo, prometisteis que nos casaríamos, que hablaríais con vuestro padre…
– Ja,ja,ja. Eso queréis todas, casaros conmigo, sólo pensáis en eso.
– Gonzalo, pero es que no lo entendéis, estoy encinta… de vos.
– ¿Encinta…?,¿De mí?, seguro, a saber quién es el padre, sois una ¡Furcia!, os vais por ahí acostando con quién queréis y ahora me venís con éstas, ¡Dejadme en paz!, sois todas iguales, unas guarras…
Y se dio la vuelta dejando a Isabel desolada llorando en el suelo.
– Amigos, sabéis, se quiere casar conmigo, como todas y luego va tirándose a todo el que pilla por ahí, ja,ja,ja. Son todas iguales.
Y se reincorporó a su fiesta de vino, entre carcajadas generales.

Pobre Isabel , pobre Isabel, pobre Isabel. No tiene bastante con estar encinta de ese machito que ahora se va a enterar su padre de todo, en poco tiempo estará en boca de toda la comarca…

Abismo_by_ELENADUDINA                                               Imagen de Elena Dudina.

Necios, tontos, estúpidos, imbéciles , insensatos, lelos , botarates, majaderos, memos ,mentecatos, torpes, sucios machos. ¡Malditos seáis por siempre!, ¡Malditos varones!, que tratáis a vuestras mujeres como meros objetos, ¡vuestros caballos tienen mejor trato!, no lo entendéis, malditos, habéis salido del vientre de una mujer, ¡Cerdos, peor que cerdos, ellos aman más a sus hembras! Vuestra lujuria y vuestra codicia rige vuestro mundo varonil, donde la violencia es la norma y el dinero es la ley.

Isabel ha estado encerrada en su habitación todos estos días, Don Álvaro se ha enterado de que ha estado con Gonzalo y la ha llamado.

– Isabel, es cierto, ¡es cierto…! Dicen que has yacido con Don Gonzalo. ¡Todo el pueblo lo dice…!
Isabel está llorando con las manos en la cara, su padre le ha agarrado de las muñecas. – Mírame, cuando te hablo, ¡eres una zorra!, no, tenías que irte por ahí a buscarme la ruina, ¡Zorra…!

Malditos seáis, por siempre, entre la lujuria de un macho y la avaricia de otro, han destrozado la vida de Isabel, su padre le ha golpeado, y eso que todavía no sabe que está encinta, está muy mal ,muy mal, está sola, terriblemente sola…
Lo he visto mil veces, pero no lo puedo soportar, ¡ malditos!, os arrasaría a todos de un huracán, mi ira vendrá con mi ventisca, esta noche azotaré la comarca…

¡Nubes, nubes mías!,
¡ arrojad hielo!,
¡ cubrid los senderos!,
tapad los tejados ,
cegad las puertas,
con nieve os sepultaré,
con gritos desgarradores
aullaré en vuestras rejas,
¡MALDITOS!, ¡MALDITOS SEÁIS!,
¡Nunca aprenderéis!,
siempre conseguís mi ira.
Os sellaré los pozos,
os helaré las chimeneas,
todo lo taparé de blanco y de hielo,
¡ como vuestros corazones…!
¡MALDITOS SEAÍS TODOS!

DSCN1895

Ya lo he cubierto todo de nieve, ahí está Isabel encerrada en su habitación, pobre Isabel, pobre niña, está muy mal, tan mal, ya no llora, tiene la mirada perdida, sé lo que está pensando, no, Isabel, …Martín, sí Martín ,es su única esperanza, él puede salvarla de sí misma.
– ¡Martín!, ¡Martín, ¡Escúchame, por favor Martín!, ¡Escúchame!.
Ahí está postrado en un rincón oyendo toda la noche mis aullidos, el sabe que son de mi ira, pero no me escucha, hace tiempo que no lo hace, ¡Martín!, ¡escúchame!, ¡Sal de tu letargo!, ¡Ve a por ella!, ¡Ahora!, ¡ve!, eres su única oportunidad, ¡Corre!, Martín ,salta al balcón, ¡ve por ella!,¡corre!, por favor, eres su última oportunidad….¡Martín!, ¡Martín!…
ve por ella, ve por tu amada, te necesita, Martín, ¡ve!

Ya pronto va a amanecer, estoy agotado, mis nubes se van abriendo, parece que Martín que lleva toda la noche oyéndome, por fin ha entendido algo, está nervioso, se ha asomado a la ventana, ve una luz en la de Isabel, ha salido a la calle, por fin lo ha entendido, ha saltado al balcón de Isabel, la puerta la dejé entreabierta…

“ Habla ,gime ,silva, llora ,
suaves susurros suenan,
sencillos y solitarios,
de serenos sopores;
…es solo el viento,
que se cuela por la ventana
con leve movimiento,
y anuncia la mañana.

Gota a gota
un río ocre
baña el suelo.

Entra ,pasa ,flota ,vuela ,
cálidos tules de plata
entre los visillos
de oro y seda salta,
…es sólo luz blanca,
que inunda la estancia
y baña la cama,
de temprana inocencia.

Gota a gota
oscuro carmín
cae al vuelo.

En la cama
hay alguien…
una mata dorada,
tupida y rizada
sobre la almohada,
en blanco satén
un fino camisón,
…es ella.

Gota a gota
oscuro charco
de negro duelo.

Su talle esbelto
en dulce mazapán,
su rostro perfecto;
dientes de luna,
sonrisa de estrellas,
ojos de cielo,
labios de nubes;
envidia de Venus.

Gota a gota
fino hilo
como un pelo.

Sus ojos cerrados
su frente lisa
su tez blanca
su pecho inmóvil,
¿ No respira?
sus finos brazos
afuera de la cama…

Gota a gota
de sus muñecas
un rojo velo.

No, no, no, no,
Isabel, no,
por favor, no,
porqué no sonríes,
porqué no hablas,
porqué no respiras,
¡Porqué!, Isabel…
¡ Isabel……………….!

Nunca he llevado sobre mí un grito tan desesperado, desgarrador y desolado como el de Martín, en la vecina Portugal lo oyeron y pensaron que se había escapado de las profundidades del infierno.file000362158486
Cuando las criadas y don Álvaro fueron corriendo a la habitación de Isabel, ya no estaba allí, salieron apresuradamente a la calle , y se encontraron el rastro de dos pisadas en la blanca nieve y junto a ellas, un reguero de rojo y lágrimas…

file0001351790832