“Luna brillaba en lo alto, miraba con alegría y tristeza a la vez,a las bodas de sus hijas. La dicha del amor había unido a Nieus con Chusé, Ara con Antón y a Selena, la bella Selena con Bizén. Jamás sobre la faz de la Tierra se  habían conocido amores tan puros y tan fuertes, una nueva época  se abría entre los humanos, pues nunca antes se habían amado tanto los Seres Humanos, como se amaban las tres Sorores con sus amores, y este Amor llenaba el valle, las montañas y hasta las estrellas del cielo se asomaban curiosas a fisgonear desde lo alto, pues hasta allí llegaba su aura…

nights_of_april_by_adoreluna

Pero esta historia tiene nuevos giros, y en ella volvería a estar el malvado Olivier como protagonista…

Olivier sabedor de la debilidad de los humanos y sabedor de que debía acabar con las Tres Sorores, antes de que alguna casualidad del destino truncara sus intenciones de reinar sobre los humanos.

Así que se transmutó  en humano  para ser visto, y fue aldea por aldea enseñando a los hombres la Codicia, pues era desconocida hasta entonces. Con la codicia vino la envidia, con ella la desconfianza, la ansiedad, el miedo…, que  convirtió los sueños dulces en pesadillas. Y con todos estos ingredientes se formaron clases sociales y lo peor de todo…, el odio.

the_devil__s_eyes_by_nataliehijazi

Se tomó la molestia de enseñar a los hombres las armas, y a las mujeres la malicia de palabra, y cada vez la humanidad iba enfrentándose y dividiéndose en tribus, poblados, ciudades, países…, se enarbolaron banderas y se utilizaron de excusa para hacer la guerra, para  tomar lo que no es suyo a la fuerza, y para marcar fronteras entre los humanos…

Mientras tanto las Tres Sorores no eran ajenas a estos hechos, pues reclamaron a sus maridos para ir a luchar, todo el mundo en edad debía hacerlo para defender la comarca del ataque de un gran y terrible ejército invasor.

the_dragon_of_talos_by_lordhayabusa357

Entre llantos y lágrimas se despidieron de sus maridos, que partieron cabizbajos montando tres  corceles hacia un destino incierto.

La batalla fue muy dura, las huestes invasoras eran muy superiores en número y en armas, pero los defensores luchaban por su libertad, y eran conscientes de que su derrota sería la esclavitud para sus mujeres e hijos.

Pero al despuntar el segundo día todo había acabado a pesar de la desesperada resistencia de los defensores, muy pocos habían sobrevivido , pero el destino hizo de los tres hermanos, prisioneros del mismísimo Olivier, que era el comandante en jefe del ejército invasor, señor y amo de toda la región desde ese momento.

 Y se dirigió a la aldea en busca de las Tres Sorores, pues quería disfrutar de su victoria, con los tres hermanos metidos en una jaula.

  • Señoras os traigo un pequeño trofeo, dijo Olivier con su mirada más diabólica que poseía, mientras descorría las cortinas de la jaula.

Las Tres Sorores llorando trataron de abrazar a sus esposos mientras varios soldados las separaban a golpes de la jaula.

  • Por favor, señor, dijo Selena. Es todo cuánto poseemos y queremos, dejadnos nuestros maridos…, sin ellos moriríamos.

  • Y qué me daréis a cambio, todo tiene un precio.

  • Quedaros con todo lo que poseemos, sin ellos no somos nada.

  • Pues si no tenéis nada, si queréis que vivan…, tendréis que hacer un sacrificio grande…, a ver, os desposaréis con tres de mis hombres y los dejaré marchar.

  • No, no,¡ no…! gritaron al unísono los tres hermanos. No queremos una vida sin ellas, no nos sirve para nada, preferimos la muerte. Dijo Antón rojo de cólera.

  • Esto no va con vosotros, son ellas las que deciden. Vosotras sabréis, pues…

Las tres Sorores abrazadas hablaban en voz baja;

  • No soportaría que me tocara otro hombre que no fuera Bizén, decía Selena.

  • Pero hermanas, es mejor que soportar verlos morir,… mientras sigan vivos alguna esperanza tendremos. Respondía Ara apretando los dientes.

  • Bien, accedemos a vuestras condiciones, pero antes queremos ver marchar a nuestros esposos sanos y salvos…

  • Sabia decisión, realmente es lo único que podéis hacer por ellos…, inquirió Olivier con su habitual sonrisa maligna.

Levantó la mano Olivier y trajeron tres burros.

  • Salid de vuestra jaula, animales. Os dejaré partir, mi palabra es ley.

  • Si seguimos vivos, podremos intentar volver a por ellas, musitó Chusé en voz baja a sus hermanos. Haced lo que dice. No tenemos otra opción.

Así que se montaron en sus burros y partieron, las Tres Sorores  quedaron rotas al ver a sus maridos alejándose, pero un pequeño hilo de esperanza les hacía soñar con revertir tan adversa situación.

Se celebraron esa misma noche las nupcias con tres soldados escogidos al azar, para darle más perjuicio a las Sorores, que se las habían sorteado como ganado…

Olivier por supuesto no cumplió su palabra, y mandó a sus soldados tras los hermanos y cuando los hallaron, les atacaron por la espalda y les dieron muerte, dejando  sus cuerpos en el bosque para alimento de las alimañas.

Olivier realmente se sentía feliz  por primera vez en su vida, haciendo todo el mal que podía, si es que lo que sentía podía llamarse felicidad, pues la vida en soledad eterna sin amor no puede serlo,… nunca.

No contento con ello, llevó los burros  y los ató a las puertas de las cabañas donde se habían desposado a las Sorores con los soldados…

  • Os he traído un regalo de bodas. Gritó Olivier soltando una sonora carcajada, asomaros a verlo.

  • Pero si son los burros de nuestros esposos…decía Ara desolada.

  • Qué has hecho, maldito…¡Qué has hecho!. Lloraba Nieus…

  • Se me olvidó mencionar que no soporto los ladrones de ganado, y esos burros los tenía en buen aprecio, sólo ejecuté a unos viles cuatreros…

No podían creer tanta maldad, su alma pura les impedía entenderla, no creyeron que los hubiera matado de verdad, pero las tenían encerradas en las cabañas, y estaban cautivas de Olivier…

Cuando cayó la segunda noche, Selena tomó una daga que había descuidado el soldado con la que había sido desposada, a punto estuvo de cortarle el cuello, pero no pudo. Ella no era así, de modo que robó un manojo de llaves del guardia borracho y con sigilo rescató a sus hermanas, que como suponía eran incapaces de dormir en su desgracia.

Salieron hacia el bosque, y a poca distancia dieron con los cuerpos de sus maridos, el dolor es una palabra pequeña, ínfima,  para lo que sintieron las Tres Sorores, Madre Luna tenía razón,…el amor puede ser más doloroso que el desamor, mucho más…

sadness_by_g_leom

 Sus pobres corazones no podían soportar lo que estaba pasando, era el final, habían perdido su condición mágica por amor, y ahora perdían su amor, ya no les quedaba nada, sólo el dolor…, pero Selena nunca se rendía.

  • Hermanas, ¡Dejad de llorar! Debemos seguir adelante, si nos capturan de nuevo, seremos sus esclavas, cruzaremos el bosque y nos adentraremos en las montañas, allí Madre Luna nos dirá qué hacer…

    rogue_by_elestrial

Olivier con su hueste de  guerreros, seguía el rastro de las Tres Sorores, estaba iracundo, no podía dejar que se le escaparan, para él seguían siendo las Fadas que se interponían en el dominio sobre la humanidad, no sabía que ellas ya no podían recuperar su condición mágica…”