Subida al Pic L`Aüt. Las tres Torres. Campamento FEDME en Valle de Boí(I).

publicado en: Pirineos, Rutas | 2

Y viene el tiempo gastando sus días, sucediéndose silenciosamente  sin pausa ni respiro,  ya está aquí el campamento de la FEDME, este año será en el valle pirenaico de Boí.

Salgo de Granada poco antes de las nueve de la mañana, buscando rodar los 960 Km de la mejor manera posible, las horas van cayendo, así como una tormenta poco antes de Pont de Suert, la única vez que vería caer agua del cielo, cosa rara en Pirineos.

Son más de las seis y media, he dejado mis cosas en un hotel de Erill La Vall, en el camping de Taüll es la acreditación. Cuando llego César está contando el funcionamiento del campamento, no me he enterado de nada, entre saludos y bienvenidas, es lo que tiene volver por segundo año.

Subo a fotografiar la iglesia y a mirar el pueblo, pues  verlo casi no llego, la noche se echa encima.

Image00020

Nos dan un picnic de bienvenida, me voy al hotel, mañana a las siete hay que estar en los aparcamientos  de Taüll para repartirnos en los coches, de eso sí me enteré.

Apenas pude dormir, el sueño había huido de mis párpados sigilosamente, sin dejar recuerdo ni descanso…, subiremos al Pic de L´Aüt, sorpresa la mía, es el nombre de mi hotel, las casualidades no existen.

A las siete menos veinte cojo mi coche, he llegado al aparcamiento entre las sombras del alba incipiente, ofrezco mi coche, y se suben cuatro personas aparte de mí, nos vamos. Aparcamos en la embotelladora de agua y tras recuento de los 65 montañeros  que nos congregamos, mas los  superguías, César, Dani, Sergi, Sidarta y Gerard, comenzamos ruta.

Image00001

Caminamos pocos metros por el asfalto y nos introducimos en un sendero, cruzamos un puente y nos engulle el bosque, vamos hablando sin prestar mucha atención a lo que nos rodea, es el problema de los reencuentros, seguimos un  cartel que nos manda a la Montanyeta es el barranco que subiremos, luego César que cierra el grupo, nos explica que es un topónimo muy repetido, que se aplica a los prados de montaña, creo recordar…

Se suaviza la cuesta, hay un refugio y nos detenemos, nos cuentan que el Pico que subiremos significa Agudo por su forma desde el valle de Boí  y vemos a nuestra izquierda la subida que nos dejará en un valle glaciar. Voy hablando con Dani, su perro Gosa nos rodea inquieto en frenesí canino, no es para menos, el sitio es precioso. Dani es otra de esas personas entrañables que en la montaña puedes encontrar, es todo simpatía y cercanía, ellos se crían y la montaña te los junta…  Otro repechón entre pinos, vamos a un ritmo soportable, se agradece, tras las nueve horas de coche y la noche en blanco, las piernas rechinan.

Llegamos al valle glaciar (el barranco de Comaminyana me dice Dani tras mirar el mapa), y allí paramos a beber y a agruparnos. Subiremos en varios grupos según el ritmo, somos muchos, nos dicen que si nos queremos quedar en el collado, las vistas no desmerecen y la subida puede ser complicada para algunas personas, sé que subiré, no parece nada difícil. Me quedo atrás como siempre, de fotos y miradas de recuerdo.

La fila como un reguero de hormigas se desparrama en la cuesta que lleva al collado, allí volveremos a parar.

Image00039

Queda el último tramo, nos insisten en la no obligación de subir, si no se está seguro, que en la cima hay poco espacio, y hay que tener cuidado.

Subo tranquilo, mirando vistas y haciendo fotos, piedra suelta y hierba, buena combinación para mirar donde pisas…

Image00045

Estoy arriba, no me he dado cuenta, creí que sería más, la cima es alargada ,cabemos bien, algunas fotos y le pregunto a Dani sobre Leyendas de la zona, me cuenta que el Pic atrae los rayos al ser ferruginoso, y es muy espectacular desde el valle cuando hay tormenta(le llaman también Tossal de la Sentella), y me acompaña a un extremo donde me señala las tres villas con sus tres torres alineadas, donde se hacían señales Eulàlia de Erill La Vall, Joan de Boí y Climent de Taüll, sigo con fotos, las vistas no son para menos, Sergi está contando la leyenda de las Torres, no me he enterado muy bien de ella, no importa, si sale la ocasión se la preguntaré a Maese Viento…

Seguimos disfrutando de vistas y vistas, pero ya llega la hora de bajar, lo haremos por la arista que mira al Valle de Boí, me quedo al final como siempre, es bastante facilita la bajada y al estar expuesta el viento sopla levemente…,¡Maese Viento!

 

“   –   Maese Viento, otra vez estoy en Pirineos, deseando escuchar tu voz, amigo mío…

  • Pareces que por fin eres capaz de entenderme, hasta con esta gran algarabía montañera. Voces y más voces, los humanos no sabéis escuchar, siempre tenéis que hablar…

  • Vale, Maese, siempre tan gruñón…, quiero pedirte un favor amigo mío, cuéntame la historia de Eulàlia, Joan y Climent que no me he enterado bien de la explicación de Sergi…

  • Siempre tan preguntón…, está bien, te complaceré…, si sigues siendo capaz de escucharme…

 IMG_20160830_185656

    LAS TRES TORRES.

Todos creéis que me conocéis, pero no lo sabéis…, no tenéis ni idea.

Creéis que Yo soy quien agita las hojas en otoño, el que levanta el polvo que te hace cerrar los ojos, el que aúlla en tu ventana…

No, soy mucho más, mucho más que el simple viento, debes saber que cada vez que susurras, yo estoy ahí, cada vez que gimes, que comes, que hablas, que respiras, que suspiras… yo lo siento, yo lo sé.

Yo soy el que te seca las lágrimas cuando lloras, y el que te revuelve los cabellos cuando saltas…, sé todo de ti y de cada uno de vosotros.

Os contaré una historia que sucedió apenas un  ayer para mí, en el Valle de Boí,  mucho tiempo, para vuestras necias y cortas memorias.

Joan de Boí  y Climent de Taüll, Climent y Joan, no había tal sin cual, eran dos niños inseparables, conocidos en todo el valle por sus travesuras, que les costaron múltiples suturas, Climent era el cerebro, el comedido, el pensador, Joan era la acción, la ejecución…., se querían como hermanos, mucho más que hermanos, y los años pasaron uno tras otro, viéndolos ya hombres.

Un buen día fueron a la fiesta de Erill La Vall, sabían que había vuelto Eulàlia, una niña de cortas paletas y lengua larga, y allí se encontraron de bruces con ella, sí, ella…

                          Cabello de azabache rizado,

                          sobre ojos de almíbar salado,

                           con una pizca de picardía.

                           Y con suave  zalamería,

                           en sus labios acuna,

                           sonrisa claro de luna…

                           Está el lío montado,

                          pues ambos dejó enamorados.

No era mujer de hacerse rogar, a los dos trató por igual, y la competencia se hizo referencia, entre   amigos…

Ambos perseguían el rato, de hacerse el grato, a los ojos de Eulàlia, más ventaja  tenía Climent, pues en su casa de Taüll había torre, al igual que  en la de Eulàlia  y en trato nocturno, comenzaron con señas y señales el juego del amor,desde lo alto de sus farallones…

Joan sintióse desplazado y se volvió huraño y mohíno, dejó de hablar a su amigo y en frenesí comenzó a construir con sus propias manos su torre, pero como no era rico, no llegó a la altura de su contrincante. Resignado a no poder competir en esa ardid, asistió  a la nueva nueva. Las familias de Climent y Eulàlia concertaban su unión, y Joan la rumiaba con desesperación…

Se acercaba el día del gran boato, ya sólo faltaba uno…, pero la historia cambiaría de dirección…

El Señor del valle convocaba a todos los hombres en edad de luchar, una incursión de los sarracenos amenazaba el valle.

Han salido todos los guerreros, ascendieron por la montaña y están vigilando la marcha del enemigo que vuelve con gran botín tras su reciente rapiña…

Acercaros conmigo, desde arriba se ve mejor…

Los sarracenos van en lenta columna con el resultado de su incursión, van desprevenidos, no esperan respuesta pronta del ejército cristiano, Climent va a buscar a su amigo y éste  le mira y sonríe, la tensión se palpa en el aire, es la hora…,se dejan caer al fondo del valle con sus espadas desenfundadas, el choque es terrible hacen grandes bajas entre los musulmanes, que  se reagrupan y hacen frente a los cristianos ,el cuerpo a cuerpo se intensifica, Joan y Climent están codo con codo, juntos forman un equipo formidable, parece que Joan olvidó su rencor…

La victoria es próxima, empiezan a correr en desbandada, salen los cristianos detrás, pero Joan mete el pie en un hoyo y cae de espaldas, un arquero le apunta al pecho y dispara, su final es inminente, Joan cierra los ojos esperando el impacto mortal, pero…no llega. Abre los ojos, el pecho de Climent se cruzó en el camino de la flecha, se había lanzado a detenerla, y le alcanzó a él…, Climent en el suelo, Joan lo abraza, la sangre de Climent sale a borbotones de su arteria, la cara de Joan roja de sangre y lágrimas;

  • Climent, ¡Climent! ,no mueras amigo mío…no.

  • Joan, Joan, escúchame…

Apenas un hilo de voz , de la boca que vomita sangre.

  • Sí, te escucho Climent, te pondrás bien y volveremos a correr por el valle…

  • Es Eulàlia, Eulàlia.

  • Si amigo, volverás y te casarás con ella, a mí ya no me importa…

Climent aprieta con todas sus fuerzas las muñecas de Joan, le mira a los ojos mientras su cuerpo convulsiona…

  • Está…,está embarazada…

Climent tras otra covulsión, afloja la fuerza de sus muñecas y sus ojos se quedan abiertos mirando las montañas,…sus montañas.»

Vamos mirando las vistas de nuevo hacia el collado de la Esperanza(me dijo Sidarta), me encanta este collado de luces y letanías.

Image00065

Ya estamos de nuevo en el valle, me quedo rezagado complacido escuchando las explicaciones de César, una enciclopedia de naturaleza, historia, montaña y todo tipo de materias, con su voz de documental, que te atrapa en cada una de sus palabras…

Nos enseña una “cabana” o pequeño refugio de pastores, ahora el acónito, la belleza mortal del Pirineo.

 

 

 

La noche es fría, y apenas un hilo de luna ilumina las blancas cruces del cementerio de Taüll, la oscuridad envuelve, abrazando formas y matando colores, junto a una tumba hay una figura, está rota de dolor, de rodillas se abraza a una cruz, es Eulàlia, acercaros conmigo,…en silencio.

IMG_20160825_221631978

  • Climent, ¡Climent!. Por qué tú, mi amor, porqué me abandonaste…¡Esa flecha no era para ti!

Su rostro arrasado de lágrimas, su figura  deshecha,  tumbada sobre la sepultura de Climent. De repente un destello metálico corta la noche, iluminada por el hilo de luna, se ha sacado un puñal de su túnica, lo aprieta con fuerza, lo eleva,…y se hace un corte en la mano.

  • Joan de Boí, te odio, y te odiaré siempre, maldito seas, ¡maldito!.

¡Juro!, por la santa cruz y por tu tumba, Climent, que si ese cerdo me toca, acabaré mi vida con este mismo puñal…¡Lo juro!.¡Lo juro!

 Al poco tiempo de la muerte de Climent, Joan sabedor del secreto de Eulàlia, se había acercado y hablado con los padres de ella, y se ofreció a casarse con ella para salvar su honra, y ellos habían aceptado.

 

Eulàlia ha mandado llamar a Joan, le está esperando  en la capilla familiar, está sentada en un banco, y le mira con desprecio.

  • Quería verte, parece que has pedido mi mano porque estoy embarazada…, y que mis padres han aceptado.

  • Así es, Eulàlia, dijo Joan bajando tristemente la mirada.

  • Bien, pues si quieres mi mano, tendrás que jurar primero. Dijo Eulàlia sacando una biblia y poniéndosela en su regazo.

  • Joan, pon tu mano derecha, en la biblia…

Joan dudó un instante…

  • ¡Ponla!.¡Júrame!, ¡júrame que jamás me tocarás…!

Joan abrió los ojos con sorpresa y tras el momento de duda, bajó los ojos, colocó la mano sobre la biblia…

  • Lo juro, lo juro por la sagrada biblia y por mi alma inmortal…

Joan y Eulàlia contrajeron matrimonio en una ceremonia privada y sencilla en Erill La Vall, tras ella, Eulália apenas se dejaba ver en público, en espera del nacimiento del hijo de Climent, un hermoso niño que nació un frío día de invierno. Eulàlia quiso llamarle Climent, pero sus padres se opusieron por motivos obvios…, así que le llamaron Roc.

Joan trataba a Eulália con dulzura y amor, a pesar de que ella le hablaba con desprecio , no le miraba y ni le llamaba por su nombre. Y cada noche cuando caía el sol Joan se iba a su casa de Boí y se encerraba en su torre, donde se pasaba la noche mirando la torre de Eulàlia.

Pasaban los meses, y algún año también…,acercaros de nuevo.

Joan acaba de llegar, trae un ramo de Edelweiss en la mano, las cogió del Pic L`Aüt al amanecer, una vez más, y las deja en la mesa, donde se quedarán, no, hoy no, las ha cogido, Eulàlia las toma y se da la vuelta, para  que Joan no le vea sonreir…,Roc ha venido corriendo, se cuelga del cuello de su padre, ríe sin parar…, ella le mira de reojo, ellos juegan montando gran escándalo, Eulàlia los contempla  abiertamente  cuando Joan está de espaldas, con una gran sonrisa en su cara. Joan se ha dado la vuelta, Eulàlia mira por la ventana…,una araña cuelga lenta en su tela, en la que brilla una gota de rocío…, sentimiento atrapado al nacer.

Ahora es Joan quien mira a Eulàlia, el brillo de sus ojos es triste, ahora ella no le ve. Sus ojos miran más allá, está soñando, cada día…, con Eulália.

Y entonces Eulàlia  del odio pasó al amor…, decís que sólo hay un paso…, y muy corto.

Joan y Eulàlia, Eulàlia y Joan, amor que  brotó en pasión y sus miradas se cruzaban, se tocaban y acariciaban sin ni siquiera abrir labios. Ambos pasaban la noche, cada uno en su torre mirando y suspirando por su amor prohibido…

Como el romance de la Luna y el Lago, condenados a estar juntos, unidos en apariencia, en un reflejo, en una ilusión, pero sin embargo separados por una distancia enorme, sin poder tocarse, sin poder rozarse, sin poder susurrarse,…sin poder amarse.

Night vision by Lemmy
Night vision by Lemmy

 

El juramento era una fría losa que oprimía sus corazones, cadenas que aprisionaban su futuro a un pasado de dolor y tristeza…»

Vamos recortando la distancia de la vuelta, más o menos por el mismo sitio, ya estamos de nuevo en la espesura del bosque, el grupo se ha alargado, desparramados por caminos tupidos de sombra tras unas vueltas, estamos de nuevo en el puente. Descubrimos una cascada y algunos bajan a mojarse los pies.

Image00076

 

 

«Una tarde de verano Eulália fue a la montaña con Roc, y se acercó a la orilla de los lagos retorcidos, estaba ella sentada rumiando su tristeza, cuando el ocaso empezó a cambiar los tonos de la tarde.

Journeys End by Devildoll
Journeys End by Devildoll

La penumbra iba avanzando, y las sombras se mezclaban con las luces, en etérea confusión, de repente Eulàlia creyó ver una figura entre las sombras de la arboleda, la figura iba muy deprisa, demasiado deprisa, y se detuvo a escasos cincuenta metros de ella, un escalofrío recorrió la espalda de Eulàlia…,era Climent, sí , Climent, se levantó asustada y al mirar ya no estaba, había sido una ilusión…

Se volvió a sentar junto a la orilla del lago, el corazón le  iba a mil. Lentamente, muy lentamente, apareció escrito, palabra a palabra, sobre el lago…

                           Joan

                                  ès     (  es )

                                    el  meu     ( mi)

                                             germá    ( hermano)

                                       Ho             ( Lo)

                                             tornaria        ( volvería)

                                                          fer         (    hacer)

                                                 Mil                       ( Mil)

                                                          vegades          (   veces)

Se borró de la superficie el mensaje, y luego apareció lentamente letra a letra…

                                                     VIU         (VIVE)

 

 

  • Y eso es todo, Maese Viento, ¿así acaba tu historia…?

  • Así es humano, así acaba, mi historia.

  • Pues me has dejado con cara de tonto…,¡ vaya final!¿ Seguro que no eras tú el que escribía sobre el lago?

  • Eso no importa, humano.

  • Pero, Eulàlia qué hizo, ¿rompió su juramento?

  • Humano,¿ Y tú qué harías…?

 

 

 

Me espero antes de la carretera para agruparnos los cinco que íbamos en mi coche…Rafa el copiloto, Benoit el Francés, Miguel el Murciano y…

El quinto hombre no aparece, esperamos y esperamos, yo iba conduciendo esta mañana y estaba oscuro, no miré quien iba detrás, nadie acierta a decir   cómo se llama ni cómo es físicamente…,decidimos marcharnos, quedándonos muy inquietos…¿Acaso se viniera con nosotros desde Taüll, el mismísimo fantasma de Climent…?

 

 

 

 

Powered by Wikiloc

2 Respuestas

  1. Isabel

    Me encanta la descripción de la ruta. Un placer subirla y ahora recordarla. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *