Subida y descenso a los Infiernos en los Pirineos.Cuando los precipicios pronuncian tu nombre…El Angel Caído.

publicado en: Pirineos, Rutas | 2

                                       »  Del cielo enturbiado
                                                surge un muro
                                                 bajo las nubes
                                                 todo era irreal.

                                                 Y te busqué en  blancas nubes,
                                                  te busqué en  cielo azul,
                                                 te busqué en verdes praderas,
                                                hasta en la montaña más colosal…

                                         
                                                   Y  crucé negros precipicios,
                                                    y  surqué aguas oscuras,
                                                   y caí hasta los Infiernos,
                                                  …y me quedé en su umbral.»

                                                                                                      
Cuando los años pasan sin dejar rastro en una sinfonía de monotonía, aparece el recuerdo de viejas aventuras… Hace muchos años Joaquín  y yo estuvimos surcando picos en el Pirineo, tras mi reencuentro con mi amigo de Juventud, recuperado felizmente para las montañas, decidimos rememorar tiempos pasados, así que reservamos 10 días en nuestras vidas para volver a surcar los riscos y valles del Pirineo.
 Estudiamos qué hacer y pensábamos realizar  nuevas rutas, en nuestro futuro se cruzaba el Pic de Midi de Ossau, y el Vignemale o Comachibosa…
Desde Extremadura partí el viernes día  19 de Junio por la tarde y quedé con Joaquin que venía desde mi Granada en Azuqueca de Henares.
Allí nos reencontramos, con la ilusión de niños en la noche de reyes magos, y por la mañana salimos hacia los Pirineos, la tumba que erigió Hércules para su amada Pirene, según cuenta la leyenda…

Para ir al Pic de Midi, nuestro primer objetivo,sería por el valle de Tena,así que llegamos a Biescas al mediodía y nos encontramos con un gran Quebrantahuesos, mejor dicho  con las carrera  del Quebrantahuesos donde doce mil ciclistas dan vueltas y vueltas por valles empinados durante casi ocho horas…¡Qué decepción!… yo que pensaba que tenía la exclusiva en locuras.

Nos habían cortado la carretera del valle, y fuimos espectadores de la carrera hasta las siete de la tarde,  nos dirigimos a Panticosa donde nos alojamos en el hotel Vicente, aquí nos vino la primera dificultad, no queríamos subir al Pic de Midi en domingo, puesto que hay mucha gente y al ser una trepada con roca muy descompuesta, es fácil que te caiga alguna buena china , y si es grande ni con casco te libras, así que teníamos colgado el domingo sin saber qué hacer. 
El universo siempre sale en tu rescate y al llegar al hotel nos encontramos cuadros con imágenes montañeras por todas partes…estábamos en el lugar adecuado. Efectivamente, el dueño del hotel, montañero avezado nos recomendó subir a los Infiernos por Bachimaña, la verdad que promete…

Me desperté súbitamente,eran las seis y media de la mañana, tenía en mi recuerdo una pala de nieve muy vertical y la sensación de que caía, no lo sentía como una simple pesadilla, era algo más, puede que …no tiene  importancia, la tensión antes de meterse en faena…

Bajamos al pueblo a comprar pan y salimos para los baños de Panticosa, empieza la aventura, los infiernos nos esperan, los demonios flagelarán con destreza…
Llegamos, para Joaquín no pasa el tiempo, sigue con la misma ganas de divertirse y disfrutar de la vida, lo que nos hizo tan amigos entre tantas cosas…
Cogemos el material y sobre las diez empezamos a andar, el balneario está al final de un valle glaciar muy bonito rodeado de riscos y alturas, la GR-11 será nuestra guía y un pequeño mapa turístico, aunque siempre el GPS nos acompaña, por si acaso.
Se empieza a subir por un bosque muy cerrado, me sorprende que  no vemos excesivos excursionistas para ser domingo , seguimos el sendero ,cruzamos un puente en dirección Ibones de Bachimaña,y nos adentramos por un vallecito estrecho, atragantado de bellas y sonoras cascadas,bonita manera de empezar…


Se abre el valle en unas praderas muy hermosas y llegamos a otro circo glaciar,empieza a escasear los árboles,nos deleitamos en la cascada del Fraile que es el desagüe de los ibones de Bachimaña.


Subimos la cuesta del Fraile, se nos hace más corta de lo que aparentaba, ya estamos en Bachimaña, con su refugio y sus dos lagos…

Bachimaña bajo y al fondo presa de Bachimaña alto.

Seguir es fácil,nos llevan las marcas rojas y blancas de la GR-11 que me traen muchos recuerdos de la juventud. Cada vez se ven más montañas y más paisajes,camino de los infiernos buscando el paraíso perdido…

En el refugio tomamos un «tenteandando»,y nos hacemos unas fotillo más, por si no hubieramos hecho poquitas…

Refugio Bachimaña, 2177 metros más o menos…

 Y continuamos  alucinando con la belleza del lugar, cascadas y lagos se sucederán y las encontraremos en leve ascenso…por aquí nos cruzamos más personal, la mayoría de vuelta…es que somos tranquilones.

El ibón de Bachimaña alto es muy grande y tiene una isla en el centro en modo «rosco», el paseo es agradable y nos vamos encontrando las cascadas desagüe de los Ibones…

Bachimaña bajo.

Bachimaña alto.

Alguien nos lleva,que nos cansamos…

Cascada desagüe de los Azules.

Ibón azul inferior…un enclave de silencio y belleza.


En los Ibones azules nos vamos adentrando hacia los Infiernos,nuestros demonios nos esperan…

Ibón azul superior, menos profunda,pero no menos hermosa.

Al fondo el collado de los Infiernos, nuestro siguiente destino.


Estamos en un gran nevero, el Barranco de Piedrafita nos llevará hasta el cuello o collado de los infiernos…,paso obligado en el ascenso al averno.


                » –  Maese Viento, no sabía que te pudiera entender también en los Pirineos…hace mucho que no sabía de tí.

                –  Humano, ya sabes que estoy en todas partes, eres tú quien no escuchas, te lo he dicho muchas veces, aquí en las montañas tu interior es más fuerte, más intenso, estás más cerca de la esencia de todo, pero no te engañes…
               – Cómo dices que no me engañe, Maese, qué quieres decir.
               – Te conozco bien, humano, os conozco a todos, yo todo lo sé, yo todo lo veo, cada movimiento que haces lo veo, cada pensamiento que tienes lo siento…
               – Pero no me has contestado, qué quieres decir…
               – Si subes a los Infiernos tus demonios no se quedarán allí, los demonios van contigo, son tuyos y de nadie más, si los quieres abandonar no tienes que ir a ningún sitio.
               – Maese Viento, porqué, porqué existe el dolor, porqué somos tan vulnerables…
               – Humano, el dolor es el Ser humano, sin él no lo serías, el dolor y la felicidad son las caras de la misma moneda, quién puede reir sin antes haber llorado, quién puede aliviarse sin antes estar afligido, todo está en tí, tú eliges…que es lo que prefieres, y la vida es cambio, todo es cambio, todo cambia continuamente, el dolor se irá, todo se irá…,fluirá levemente con mi voz de brisa.»


La nieve está blanda, pero sólo te hundes un poco, debajo parece que hay hielo, lo que la hace peligrosa, como no hay mucha pendiente, no nos calzamos los crampones, aunque avanzaríamos mejor con ellos, cosas de la pereza de poner y quitar…

Al final está el collado, allí nos juntamos con un madrileño, en la montaña te encuentras muchas almas solitarias, grandes almas, en cuanto cruzas unas palabras…


En el collado o cuello de los Infiernos, disfrutamos del momento, las vistas son increíbles, el Ibón de Tebarray ha salido a saludarnos al otro lado, al fondo muy a lo lejos se ve el Pic di Midi, el siguiente objetivo en otro día, y a nuestras espaldas el Vignemale, para mitad de semana.

Ibón de Terrabay, redondito y bien escondido de las miradas del valle.

Espartanoooos, ahu, ahu,ahu.

El aire de montaña abre el apetito…

Joaquín y sus montañas…


Hasta ahora ha sido un paseo muy bonito por la GR-11, empieza la fiesta, a partir de ahora es territorio de montañeros, según nos explicó el dueño de hotel Vicente,( no me acuerdo de su nombre, supongo Vicente…), tendríamos que pasar bajo el Garmo Blanco sin llegar a subir para no enriscarnos, luego llegar a una cresta que nos llevará hasta las Marmoledas, una pared blanca muy lisa e intrépida, y en el corte de la marmoleda por  ir trepando hasta llegar a otra cresta y de allí a la cima.
Los Infiernos son tres cimas, y se pasan por todo lo alto cresteando entre profundos precipicios,la emoción nos espera.

Subidos por una ladera de piedra muy descompuesta, entre hito e hito vamos ascendiendo mientras la laguna de Terrabay se queda perezosa a nuestros pies, avanzamos lentos pero seguros, hay tierrecilla suelta que nos hace resbalar, nos recuerda nuestra Sierra Nevada…

La Marmoleda nos llama…

La cresta ha subir hasta La Marmoleda,todavía nos queda mucha tela que cortar.

Llegamos a la crestecilla, pierdo de vista a Joaquín,de repente me lo encuentro en un risco, se ha subido por una chimenea bastante empinadita, y es que las cabras no tienen remedio…


Avanzamos juntos de nuevo, por encima de la veta blanca, el patio( llamamos patio a la caída libre) es impresonante, muy buenos agarres, es fácil, pero un error sería el último, Joaquín disfruta como un niño pequeño, le gusta que haya «mucho ambiente», me contagia la locura escaladora, también voy feliz de risco en risco…


LLegamos a otra cresta, y desde  aquí se ven las lagunas de Pondiellos, y al fondo Sallent de Gallego y Formigal, hay unas caídas de más de mil metros…

Pondiellos, a nuestros pies. Más y más precipicios…


El último esfuerzo, el terreno es muy escabroso, y sigue la trepada,arriba almorzaremos, aunque son casi las cinco, los montañeros no miramos el reloj para estas cosas, se nos está haciendo largo, hemos comido abajo demasiado poco…

El hito del pico Occidental nos espera…


Llegamos por fin al Infierno Occidental, un gran mojón de piedras, estamos rodeados de inmensos precipicios, tenemos que cruzar por arriba el muro de la Marmoleda, es una cresta de apenas un metro, desde aquí parece casi imposible…la verdad que impresiona mucho. Nos hacemos fotos y descansamos un poco disfrutando del momento…

Los Infiernos…

Hito del Infierno occidental.



    «- Maese Viento, qué suena, qué estoy escuchando, son como voces lejanas y profundas…
     – Escucha ,humano, escúchalas, son las Sirenas de los Precipicios, que te llaman,dicen tu nombre y te prometen amor… y  tratan de llevarte, escúchalas , pero no mires hacia abajo, no mires, o te enredarán  entre sus brazos…»

Nos ajustamos bien las mochilas, la cresta de La Marmoleda es muy intensa, empezamos a andar, nos vamos aproximando, es fácil siempre y cuando no caigas, enredado en los brazos de una Sirena…

Ibones azules y de Bachimaña.

¡Cuidado con las Sirenas…!


Vamos disfrutando como niños pequeños en un parque acuático, de risco en risco, de agarre en agarre…

Y llegamos a los Infiernos Centrales, donde un hito con un cartel en tiza nos avisa de lo conseguido, son momentos para disfrutar, nos ha costado un ratito llegar y las vistas son indescriptibles…

El Vignemale,por su lado español al fondo.



Tenemos que darnos prisa nos queda toda la bajada y se nos hace tarde,para los Infiernos Orientales hay que hacer una bajada y luego una pequeña subida,…se los dejaré a mis demonios…

Joaquín ante los infiernos…orientales.


La bajada se hace entre los Infiernos centrales y orientales junto a una empinada canal llena de nieve, es una bajada bastante vertical, sin dificultad técnica salvo que te puedas resbalar con la arenilla suelta, y hay mucha, Joaquín va por delante aconsejándome por donde bajar, es la ventaja que tienen los escaladores frente los montañeros a secas…


Se baja rápido, pero de repente… un sudor frío me recorre mi espalda; es el nevero de mi sueño de anoche,estoy seguro, no, no puede ser…, es igual, lo recuerdo ahora con claridad…Joaquín lo está ya cruzando,no se ha puesto crampones, yo no dudo, me estoy poniendo los crampones, saco el piolet…


Joaquín ha resbalado y se deja caer sentado cuesta abajo , se va dejando coger velocidad…está loco, se va a matar… ha frenado junto a las piedras, es posible que se haya hecho algo de daño.


 Ahora me toca a mí, la entrada es muy difícil, es de unos 70º de inclinación y la nieve blanda es muy peligrosa, pero si paso los primeros 10 metros después es fácil, aunque caiga podré frenar…

Me guardo la cámara en el bolsillo y  cierro  todas las cremalleras, estoy muy nervioso,… si es sólo un nevero más, he bajado muchos…
Me abrocho a la muñeca el piolet, me ajusto fuerte la mochila, guardo los bastones,allá voy…

Salto y caigo sobre la nieve, doy un paso, trato de clavar el piolet en la nieve…se desprende toda una plancha de nieve,¡me arrastra!, ¡Caigo!,¡Caigo!… tengo que clavar el piolet en el hielo…he salido despedido al tratar de clavarlo, ¡Estoy rodando, he dado dos vueltas, voy cabeza abajo!, ¡No!, ¡Esto no lo quiero!,tengo que darme la vuelta,…Lo he hecho!, estoy en posición de frenada, tengo que hacerlo,¡ tengo que hacerlo!, antes de las rocas…el piolet cuelga de mi muñeca y a esta velocidad si lo cojo me destrozaré las manos,¡los codos! ,¡ los codos…! los hundo con todas mis fuerzas… voy frenando, voy parando… y justo al llegar a las rocas clavo en ellas los crampones…¡Guaaau! , lo he hecho, ¡lo he hecho!…

Caída desde la canal,frenada de emergencia junto antes de las rocas…más emoción imposible.


Me pongo en pie enseguida,sé por mi profesión que  no me puede doler nada hasta que pase un rato, me miro las manos , no hay sangre, algo es algo, el dedo gordo de la mano izquierda no lo puedo mover, me ha hecho una esguince el piolet al tratar de clavarlo, las piernas bien, las muevo, tengo sabor a sangre, me toco la cara no toco sangre, quizá me he mordido, he tenido suerte, mucha suerte, estoy  ileso, he caído por la nieve más de cien metros  a más de 40 km por hora, y me he frenado junto antes de las rocas…


  «- Porqué, Maese Viento, porqué sigo aquí…y no en el fondo del barranco, ¿no era ese mi destino?…
   – No te confundas, humano, ¿es que un sueño es tu destino?,¿Quién es acaso el dueño de tu destino?
   – Es verdad, Maese, en ningún momento he pensado que acabaría en el fondo del barranco, no he perdido la fe y me he sobrepuesto a la adversidad…
  – El destino eres tú, humano, está en tus manos y en tus brazos…, os conformáis en vuestras grises vidas culpando al destino, el destino es la escusa de los que se acomodan en la infelicidad, vive tu vida,…sé tú, tu destino.»


No veo a Joaquín, tengo que tener mucho cuidado, ahora mi cuerpo está conmocionado y aunque me esté quitando el dolor, no tengo capacidad de reacción, sigo bajando y por fin veo a Joaquín sentado en una roca esperándome, por lo tranquilo que está no ha visto mi caída…
 -Lo has visto, Joaquín…
 – Te has tirado para abajo para llegar antes como yo, ¿verdad ?, me he desollado el dedo gordo de la mano izquierda al frenar en las rocas y me sangra un montón.
-Pues no, precisamente no me he tirado, pero te puedo asegurar que he llegado abajo en tres segundos…muy largos por cierto.

Nevero de la caída…desde arriba en la canal hasta antes de las rocas.


Empieza a dolerme la costilla derecha, me he golpeado con el piolet, puede que tenga fisura, me va a doler mucho…nos asomamos al collado Saretas por aquí no es, se baja por el siguiente collado, el Pondiellos.


Pasamos las lagunas y nos quedamos mirando el nevero en el que nos hemos accidentado, sobre todo yo, y eso que un sueño me avisó…pero estoy muy contento, no he tenido que usar la tarjeta de embarque del helicóptero…

Pasamos el Collado, enseguida vemos los Baños de Panticosa pero nos quedan más de mil doscientos metros de descenso,está muy empinado pero es sólo un  rompepiernas, no hay paredes ni sitios donde aterrizar de nuevo…

Collado Pondiellos.


Bajamos por una majada entre los barrancos de Argualas y de Arnales, va a ser un calvario… ha empezado a dolerme el tobillo por lo visto me lo he golpeado con alguna roca, la bota me sirve como de escayola…


Joaquín me sigue de cerca, y no para de hablarme para mantenerme entretenido, voy bastante dolorido y cuando llegue abajo, me dolerá más…

 Llegamos a un arroyo y paramos a comer, yo prefiero seguir, temo que si me paro no pueda volver  a arrancar, el tobillo no da tregua y me encuentro cada vez más lento y más torpe, creo que tengo más contusiones pero todavía no dan la cara…ya me alcanzará Joaquín en poco tiempo.

Me alcanza y yo sigo a mi ritmo, lento pero inseguro, perseguido de mis demonios…



» – Maese Viento, porqué los Infiernos, porqué su nombre…cuéntame algo que alivie mis dolores…
  – Tus dolores no son físicos…los Infiernos son aquí,  son  allí, y son  allá donde vaya tu Ángel caído,lo llevas dentro, escúchalo, lo llevas contigo arrastrándolo…míralo.
  –  Sí , Maese Viento,¡es cierto!… mi Ángel Caído,…lo siento…lo escucho.

Imagen de internet.


                              EL ANGEL CAíDO.

                     Del cielo enturbiado
                      surge un muro,
                      bajo las nubes
                      todo era irreal.

                     Y te busqué en blancas nubes,
                      te busqué en  cielo azul,
                      te busqué en verdes praderas,
                      hasta en la montaña más colosal…
                                         
                   Y  crucé negros precipicios,
                   y  surqué aguas oscuras,
                   y llegué a los Infiernos,
                   …y me quedé en su umbral.

                     Las estrellas del cielo,
                      se han derrumbado,
                      ya no queda sol,
                      ya no queda luz,
                     sólo de la noche,
                     se puede esperar…

                    Entonces el Ángel cayó,
                     hacia la oscuridad,
                     bajo sus pies delicados,
                    se abrió el abismo…
                     y a este reino frío
                    con sus huesos fue a dar…

                     Su rostro demacrado,
                     marcado por las lágrimas,
                      sus cabellos grasientos,
                      su túnica raída y sucia,
                      y de su arpa celestial…,
                      astillas clavadas en su mano.


                     Y el Ángel Caído
                     en este pozo hondero,
                     oscurecido de  sombras,
                    perdido de sinsueños,
                       ya no volverá a volar,
                       …nunca, a ningún lugar.
          

                      Cuando el Ángel cayó
                      algo crujió y quebrantó
                      muy dentro de mí;
                       la última llama agonizaba,
                        ya no existe lugar,
                        …donde poderte encontrar.

         -¡Despierta!, humano… , anda, camina, corre….no mires atrás,   adelante, continúa, deja tu Ángel Caído en los Infiernos…ve adelante, no dudes ,déjalo atrás… tú no lo necesitas, es tu elección…
         -¡Sí, Maese!, es mi elección, no quiero mi Angel Caído, se quedará en los Infiernos, aquí en estos Infiernos, fuera de mí… 
         – Bien, humano,has caído, te has levantado…,¡Vive!.»

Seguimos charlando tranquilamente, ya son praderas y en poco tiempo estamos en un bosquecito, castigado de aludes.

Llegamos de nuevo a los Baños, han sido once horas de marcha y mucho que contar…por fortuna.

Fuente La Laguna.

       
        
                                              EPÍLOGO
  
Esa noche nos fuimos a dormir a un hotel de Formigal, al pie de los Infiernos…

La cresta de los Infiernos,pasamos por encima de la Marmoleda hasta la cresta central de la imagen y de allí hasta el pico Occidental que es lo más alto en el centro de la imagen, lo demás es cosa de demonios…

 Al día siguiente nos acercamos a ver un poco más cerca el Pic di Midi de Ossau y nos montamos en el trenecito más alto de europa según los franceses, aunque los Suizos tienen otro más alto según ellos…,un día en plan dominguero, bueno, lunero… Para llegar al tren hay que subir en teleférico y desde allí vemos nuestro pico fetiche, el Midi de Ossau.

Nuestro pico deseado,el Midi de Ossau.

Nos dimos la vuelta en el trenecito por unos módicos 25 euros con teleférico incluido, un lujazo…


Nos llevó a un embalse- lago, el de Artouste. Con hermosas vistas a las montañas.

 
    

Pero se nos acabaron los Pirineos en esta ocasión, mi tobillo no estaba para muchos trotes…

 
Así como no hay que por bien no venga acabamos en la Costa Brava de playitas…





                    

Pero Joaquín y yo tenemos pendiente una cuenta que saldar con el Pic di Midi de Ossau, ¿Alguien se apunta?



                   

                    


2 Respuestas

  1. Anónimo

    Has subido un peldaño más en la escalera de la vida… una nueva vista se aproxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *