El camino discurre por un frondoso bosque pre-otoñal, junto al sonido continuo del agua desparramándose por todas partes, estuvo lloviendo todo el fin de semana, y con el río Aguas Limpias de fondo, al rato me cruzo con dos montañeros que bajan del refugio y me indican que me quedan dos horas…, a ver si llego antes de las diez, que se van a la cama los guardas…
La oscuridad se adueña poco a poco del valle, mientras el sonido de mis pasos contrasta con la oscuridad y el sonido rugiente y crepitante de los arroyos que cruzo por doquier…, en lo más oscuro de la noche empiezo a cruzarme con algunas salamandras y sapos…, seres de la noche. De repente, una Salamandra se queda a mis pies acurrucada, el viento empieza a soplar removiendo los cordajes de mi mochila.

 

  • “ Ya sabes humano que Luna es madre de todos los seres mágicos y las criaturas de la noche…., por eso tutela su cansino paso.

  • Maese Viento, no te esperaba tan pronto…, querido amigo.

  • Siempre estoy…, son tus sordos oídos lo que no escuchan…, humano.

  • Y qué pretendes decirme de las salamandras…, criaturas de la noche.

  • Las salamandras no fueron siempre así…, humano.

  • Y entonces qué fueron…, yo sólo veo unos animalitos lentos y de ojos tristes…

  • Hace mucho tiempo, tanto tiempo que los humanos no pueden recordar…, había unos seres mágicos llamados “Bela Dux”, vivían en los bosques y tenían encomendado el deber de cuidar de los demás seres mágicos.

  • ¡Bela qué…!, qué cosas me cuentas Maese, siempre me sorprendes…

  • Pues calla y escucha pues, humano de oídos sordos…

 

Hace tanto tiempo que vuestras necias memorias no pueden recordar, existían una estirpe de seres mágicos, llamados Bela Dux, cuyo cometido era el de velar  por el bienestar y la convivencia de todos los seres mágicos del bosque y para ello Luna les dio  el don de la palabra.

 

Durante siglos fue así, la armonía regían las relaciones entre todos los seres, pero poco a poco los Bela Dux se fueron volviendo soberbios, pues su poder sobre los demás los iba hinchando de autoestima, superioridad, y el poder fue corrompiendo sus corazones de avaricia  por ser más poderosos.

No se sabe quién el primero, pero un día todos los Bela Dux empezaron a competir para conseguir  más poder sobre los demás seres mágicos, y para obtener más seguidores, y por consecuencia más “razón”…, utilizando las promesas falsas.

Los Bela Dux desperdiciaron el don de la palabra que les había regalado Madre Luna en su provecho, inventaron mentiras e inflamaron los sentimientos de los seres mágicos, lanzándolos unos contra otros, dividieron el bosque en bandos, en tribus, en colores, y con sus emblemas y banderas iban alimentando el odio como sentimiento, creando las diferencias donde no las había antes  y fomentando su número como “razón”…

Luna trató de hablar con los Bela Dux para que dejaran su actitud, y volvieran a la concordia y al entendimiento, pero éstos se negaron a dejar el poder, pues ansiaban amasar cada vez más…, a costa de la desgracia, el dolor, la miseria y la discordia de las familias de los seres mágicos…

encounter_red_by_shadcarlos.

Así que Luna, convocó a todos  los Bela Dux en un lugar apartado del bosque, y una vez reunidos les habló en tono severo:

  • Bela Dux…, habéis faltado a la misión  que os encomendé. Vuestro deber era regir a los seres mágicos y guiarlos en la paz y en la concordia, ahora el odio rige las relaciones de los seres mágicos, y el miedo, la ansiedad y la incertidumbre se alojan en los corazones más nobles…, ¿qué tenéis que decir en vuestra defensa?

  • Madre luna, yo soy inocente, son los otros los que han puesto normas y leyes falsas, mis miles de seguidores de la bandera amarilla pueden respaldar mi versión…

  • ¡No!,¡yo sí que soy inocente!, me he visto obligado por los otros a comportarme así, pues me han insultado y amenazado, mis seguidores de la bandera morada son los buenos, los demás están equivocados y van en contra de nosotros …

  • ¡No!, yo soy el más inocente, nunca he hecho nada mal, son los de la bandera  azul los culpables…, ellos se creen mejores que nosotros desde hace cien años, ellos nos gobernaron  y nos arruinaron…

  • ¡Cómo!, ¡ si puede haber alguien inocente soy yo! ,si sois vosotros los de la bandera roja los que desde el principio de los tiempos nos trajisteis el dolor y la miseria al bosque cada vez que gobernáis…

    Y así hablaban todos al unísono sin escucharse unos a otros…,y sin ningún interés en colaborar  por el bien común de todos los Seres Mágicos del bosque…

  • ¡Callad todos!, ¡ya  no sabéis escuchar…!, el poder os ha corrompido y lo habéis utilizado en vuestro propio provecho.¡No sois dignos de dirigir a los seres mágicos!, …me habéis fallado.

    Luna afligida por la decisión que debía tomar,congestionada de tristeza dejó brotar una lágrima, que se deslizó lentamente, muy lentamente, y en su caída sobre los Bela Dux, se impregnó de polvo de estrella…

Y al mojarles la lágrima,  se transformaron en Salamandras…

 Y desde entonces en la noche vagan

 apesadumbradas y solitarias,

  reptando por el bosque, lentamente,

con la piel recubierta de la ponzoña,

que vertieron en su otra existencia.

 Y con sus ojos rasgados de oscuridad,

 tapados por la humedad,

 de su continua soledad…  “