En las lagunas del Trampal de Béjar. Rocas, nubes,…susurro líquido y unas velas…

publicado en: Gredos, Rutas | 0

Y llevaba dos meses sin arrimarme a una cumbre, ya pesaba en mi pensamiento la ausencia de nubes y silencio…, tenía que subir sin demora…, se aproximaba mi cumple vida anual, y cada año es más difícil estadísticamente según el INE…, motivo pues, de gran celebración.

Así que le propuse a la flor que perfuma y alumbra mis pasos en esta vida, Inma…,Inma la dulce, mi fiel compañera y amante de viajes y desvelos…, que nos acercáramos a Gredos para celebrar el seguir en el juego,… de la vida.

Tras varias dudas pues daban malo el sábado, contacté con Candy, el GPS humano de Gredos y efectivamente, el domingo tendríamos ruta, con los supermontañeros de Béjar.

El sábado partimos Inma y yo en busca de Béjar, de Candy y su esposa  María Salud, nos alojamos en el hotel Vistahermosa de bella vista y salimos de tapas con nuestros anfitriones por Béjar, grandes personas y maravillosos amigos, hacía mal tiempo, pero el día siguiente prometía de soles y nubes…

Amaneció huérfano de nubes y tras un copioso y rico desayuno en el hotel, nos plantamos en el parque a las nueve y media, allí se congregaban los Bejaranos dispuestos a iniciar esta nueva empresa de cerca de 14 kms.

Iríamos desde la plataforma del travieso hasta La Ceja, el pico más alto de Salamanca y desde allí bajaríamos a las tres lagunas del Trampal por el “Arrastraero” y luego subiríamos pasando por el jardín de los dibujos hasta la cuerda para volver de nuevo bajar a la plataforma.

En mi coche montaron Candy y César y salimos los cuatro tras la pequeña caravana de coches…

Los colores verdes con el azul cielo se mezclaban continuamente y con algunas nubes que se asomaban en el ascenso, que curva tras curva nos hacía aumentar de altura, finalmente llegamos a la plataforma y allí nos colocamos nuestras mochilas, había poca nieve y estaría blanda, el piolet no haría falta, pero los crampones irán, por si hubiera hielo en el “Arrastraero.”

Salimos los últimos de los 17 del grupo, Candy se queda atrás como haría durante toda la ruta, esperándonos a Inma y a mí. Nos adentramos en una empinada cuesta tiznada de negro por un incendio bastante reciente, es cierto que un incendio nunca es motivo de regocijo, pero cuando lo quemado son nuestros archienemigos los piornos, que tan difícil nos hacen el tránsito por Gredos, sentimos bastante alivio de no encontrarlos…

 

Lo paso mal, mi asma va muy fuerte, y mi inactividad lo incrementa…, bajo la cabeza, toca sufrir…, pues van muy deprisa los montañeros de Béjar y vamos siempre atrás…

En la piedra del Bolso, nos esperan y nos reagrupamos por tercera vez, le llaman así porque una vez una señora se dejó el bolso después de subir hasta aquí en tacones…

Pisamos un poco de nieve, llegamos hasta el Hito de Pepeíllo, ya vamos integrados en el grupo, pues no hay tanta cuesta, este hito lo utilizan de referencia para bajar a la plataforma una vez llegado a él, hoy estoy aprendiendo mucho, es un lujo tener hoy a Candy y a Mario de guías, Mario con el que he tenido el placer de hacer varias rutas anteriormente…

Nos hacemos alguna foto en el hito con un fondo de nubes aborregado, parece que flotamos sobre una alfombra de algodones apesadumbrados de azul tímido y pálido…

Candy,…GPS humano de Gredos.

Estamos en la cuerda del Calvitero, las nubes amenazan con abrazarnos, hace frío, paramos, y con vistas a las tres lagunas tomamos un tentempié. Pensaba celebrar mi cumpleaños en lo alto de la Ceja, punto más alto de Salamanca pero la niebla y el frío lo va a hacer desapacible, lo haré en las lagunas cuando paremos a comer.

La bella musa de las montañas y los llanos…Inma.

Tras reanudar la marcha por la alturas planas de la Sierra de Béjar, en muy poco llegamos a la Ceja, el punto más alto de la provincia de Salamanca…, hacemos foto de grupo y seguimos rápidamente pues hace mucho viento, y es bastante desapacible, desde luego no sacaré aquí las velas…

 

Aquí se colocan las polainas los que  se las han traído, yo las dejé en el coche, guardando el maletero, no fuera a llenarse de nieve…

Y vamos hasta unas rocas donde nos subimos y hacemos fotos preciosas de las lagunas.

Estamos en el punto de dificultad de la ruta, el Arrastraero, por aquí se baja a las lagunas y si hay hielo, es peligroso, Javi nos dice que no estaría de más una cuerda en este sitio, pero hoy no hace falta, la nieve está muy blanda.

Atrás se queda cerrando el grupo, Juanchu, era bombero y es una persona muy experimentada en montaña, da gusto ir con los Montañeros de Béjar.

Tenemos que cruzar dos laderas de nieve muy blanda un poco peligrosas, si te escurres es difícil de parar, pero vamos lentos y con mucho cuidado, un poco de emoción para la ruta…

Ya estamos en las lagunas del Trampal, son preciosas, la primavera se asoma con todo su esplendor en modo de susurros líquidos y canto de acentor alpino, ¡qué bello es vivir…!

Paramos a comer junto a la laguna mediana…

Y yo aprovecho para que Inma me grabe mi vídeo de agradecimiento para los que me habían felicitado el día anterior…, gracias a todos…, cada año es un regalo de la vida.

 

Nos vamos a unas rocas suspendidas sobre la laguna grande donde nos hartamos de hacernos fotos…, nos lo estamos pasando muy bien, es un lugar increíble,…gracias Candy, gracias Montañeros de Béjar.

Volveremos subiendo de frente, son casi las tres, una vez más quedamos Inma y yo atrás, esta vez haciendo fotos, es precioso el sitio…

Al fondo del valle está la cuerda de la Ceja, por donde pasamos.

Lagunilla de la cara…

Subimos por una torrentera y paramos junto a Mario y a Juanchu, en una gran roca para ver las vistas de las lagunas…

Allí soplaba en suave susurro Maese Viento;

  • “Creí que hoy no me escuchabas, humano…, siempre estás tan sordo…

  • Maese Viento, amigo, te he estado escuchando todo el rato, pero no quería romper el silencio, es tan reconfortante, y te  llena tanto…, por dentro.

  • Pues bien haces en apreciarlo, pues a los humanos os gusta llenarlo con necias palabras…

  • Es verdad, Maese, no apreciamos lo que tenemos, sólo pensamos en lo que nos falta, por eso no disfrutamos de la vida, sólo miramos los que no tenemos, en una sociedad que sobrevalora los objetos y menosprecia los sentimientos…

  • Pues efímeros sois, humanos, para aferraros continuamente a las cosas, vuestro tiempo corre raudo entre mis sonidos y  mis silencios, y mientras…, no os percatáis de que cada vez que me inspiráis en vuestros pulmones, es un gran regalo, sólo tenéis que sentirlo, es muy sencillo,…sois necios los humanos.”

 

Nos desviamos a la izquierda tras subir unas torrenteras, nos hemos colocado en el “jardín de los dibujos” mientras desde arriba nos fotografían, creo que debería llamarse “el jardín de las delicias…”

 

Nos tenemos que pelear un rato con la plagaverde, los piornos. Batalla no muy grande esta vez, antes de pararnos a admirar el jardín de los dibujos desde arriba…

Últimas pendientes  antes de la gran llanura altiva, nos volvemos a reagrupar, en muy poco estamos en el hito de Pepeíllo, nos queda bajar.

Mario y Candy van por el camino zigzagueante, Inma y yo aprovechando las ventajas de lo quemado tiramos directos, acortando la distancia en muy poco.

Llegamos al coche, eran casi las cinco, como predijo Candy el día anterior, buen atino. Javi nos había dado en las lagunas una invitación a una jarra de cerveza en un bar de Béjar…, allí pasamos un buen rato más y con tapa de ¡callos!, donde Pepe y su esposa nos contaron anécdotas de su larga vida montañera…, ha subido al Almanzor 423 veces ,creo que dijo,… ha sido un día para recordar. Gracias a todos los que están en mi vida…

 

Powered by Wikiloc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *