En la conquista del Telera. La montaña de las infinitas pedreras…

publicado en: Pirineos, Rutas | 2

 

 

Y llegaron mis ansiadas vacaciones, la lucha contra el virus de los señores de la Codicia me habían dejado necesitado de cumbres, sabía que me iría a Pirineos una vez más…, con un saco de dormir y una esterilla nadie me podría detener, ni siquiera los miserables que nos han vuelto a quitar nuestras libertades, pero no quiero gastar energía con ellos, no lo merecen…, ni ellos, ni los que se creen sus mentiras.

La fortuna estaba de mi parte, una vez más, mi amiga Marga de Salamanca me contó que a partir del 4 de Julio iría a Pirineos con Antonio de Zamora, que es un montañero muy experimentado y además nos organizaría las subidas, lo que me complacía  y más cuando subiríamos a cumbres que todavía no conocía.

Los planes de Toño eran subir 4 cumbres muy poderosas en 4 días…, Telera, Infiernos, Palas y Balaitous, me parecía mucha cumbre para tan poco día, yo sé que  lo podría hacer pues los límites nos lo ponemos nosotros mismos, pero habría que ir día a día, y ver cómo acabábamos después de cada paliza, pues todas las cumbres tienen mucho desnivel y cerca de 20 Kms de ruta con trepadas y zonas expuestas.

El primer día sería la Peña Telera, la que parecía que sería la más asequible  al no llegar a los 2800 metros, pero la altura no define por sí sola la dificultad de una cumbre, lo definen sus trepadas, sus desniveles, sus neveros, sus pasos expuestos, sus ratos de sol, frío o calor que te hacen el camino más duro, pero lo que realmente lo que hace una cumbre más fácil o difícil no es la cumbre del todo, eres tú…, es tu nivel de ilusión,…la ilusión es el jugo alado que alimenta  y alienta tus sueños,… es el motor que calienta y moviliza tu vida, si alguna vez pierdes la ilusión serás una sombra que cruza la oscuridad en silencio…, sin luz, sin presencia, anclada en el pasado…,¡no la pierdas nunca!, ¡VIVE con ilusión cada segundo de tu vida!…,pues es lo único que realmente tienes…,tu tiempo, no lo desperdicies.

Tiempo que  fluye como un río, … tiempo que te arrastra sin parar, te arrastra hacia el mar que culmina tu vida, y como barca que se deja a la corriente nos topamos con las sombras de la ribera, y con las luces que dan color a nuestro río…, y cuando llegues al mar recordarás los momentos que tuviste en tu travesía y sabrás si has sido feliz…

Y me dejaría arrastrar hacia mi pequeño sueño…, y para ello me encaminé a Salamanca donde Marga me acogió en su casa por un día, pues al siguiente iríamos a por Caroline , cerca de Zamora, la ciudad del tostadero de frutos secos de ensueño…, Caroline sabe de que hablo…, allí llegamos bien entrada la mañana donde la recogimos en su chalé de un pueblo que no recuerdo su nombre, allí estaba ella con su hijo y su novia, no los conocía, no la conocía, pero Caroline, nativa de Irlanda y asentada en España es una gran persona que desborda vitalidad y alegría, un gran complemento para mi amiga Marga, que es la Ilusión de la VIDA encarnada en persona.

Yo esta vez llevaba mi coche, y nos encaminamos hasta Toro donde nos esperaba Antonio con el resto de la expedición, Lute y Eugenio.

En una calle en las afueras nos encontramos con su furgoneta aparcada con ellos tres esperándonos pacientemente, el siguiente paso era almorzar en Burgos, en un restaurante del gusto de Antonio, experto en vivir…

De izda a derecha…, yo mismo,Marga,Caroline, Toño( el jefe), Lute y Eugenio.¡ Ya estamos presentados!.

Seguimos nuestro camino con alguna parada planificada por Antonio(Toño), que lo mira todo al detalle, él es un montañero de toda la vida, antes vivía en Vitoria, y con la proximidad del Pirineo se lo ha recorrido a base de mapa y paciencia, sin que nadie te lleve, buscando caminos y topándote con la aventura, así como hice yo en mi Sierra Nevada en mi juventud, montañeros a la antigua usanza…

Y llegamos a Tramacastilla de Tena, y para mi sorpresa el hotel Mariana, era donde hace tres años bajé del refugio de  Respomuso para descansar antes de emprender mi ruta solitaria hasta el Anayet, donde  Maese Viento en los ibones preñados de historias, me empezaría a contar la historia de Culibillas, la Fada Madre que venció al MAL y devolvió el equilibrio a la humanidad…

Y al mirar desde la Terraza descubrí con sorpresa que el Telera estaba ante nuestros ojos, no tenía ni idea que era él…, allí erigido desafiante con sus abismos llenos de pedreras y su corte de roca blanca tan característica, me miraba a los ojos fijamente y me hipnotizaba de aventuras y dificultades…

Ocupamos nuestras habitaciones, me tocó con el jefe, Antonio, y salimos a pasear por las calles del pueblo, las flores de múltiples macetas coloreaban el cielo mientras un cartel explicativo junto a una fuente, recordaba la existencia de las Fadas del Pirineo, Culibillas está siempre presente en mi mente.

Nos levantamos a las seis de la mañana , desayunamos y nos fuimos hasta la localidad cercana de Piedrafita de Jaca donde dejamos el coche junto a la entrada de un parque faunístico, no sé muy bien en qué consiste, pero estaba cerrado.

Salimos por una pista, son las siete y cuarenta, caminando sin demasiada prisa ni sorna, voy quedando el último como es mi costumbre, hoy me toca sufrir, mi asma me dificulta el primer día y luego va mejorando, salimos a un claro del bosque y allí vemos la efigie impertérrita del Telera, Toño nos dijo que subiríamos por la canal del Cabachirizas, desde aquí se ve imponente de pendiente y rocas desprendidas, luego pasaremos unas terrazas muy verticales no aptas si tienes vértigo, pasaremos bordeando por abajo dos neveros que en la imagen no se ven, treparemos una pared sencilla pero algo vertical y tras llegar a un circo glaciar a 2500 metros empezaremos la última trepada, sencilla pero con mucha piedra suelta hasta llegar a la gran llanura de la cumbre, sorprendente pradera para tan vertical acceso, las emociones serán intensas…

He visto varios nombres en varios mapas. puse lo que me pareció. El Telera es el Telera sin duda…

Vamos junto a un arroyo que ruboriza nuestro paso de rumores y cantares acuosos de vida y muerte de nieve, sentimos que el  calor nos quiere abrazar, tendremos que tomar altura para sentir el fresco aliento de Maese, tras unos senderos y unas praderas llegamos al Ibón de Piedrafita, paramos a respirar un poco…

Seguimos ya con mucha pendiente y pedreras que nos traban el paso, subimos dos terrazas  con vistas al ibón, siempre entre pedreras, siempre sorteando pequeñas dificultades y grandes vistas, pues vamos al borde de un pequeño barranco vertical…

Y entonces apareció la canal…, no parece tan vertical desde aquí en  sus pies,  es larguísima  y  son de piedras sueltas, será como la trampa de la hormiga león, un paso adelante y dos para abajo resbalando, la subida será muy dura…

Tenemos suerte, la sombra nos da frescor, nos lo tomamos con pausa, la pendiente y las piedras nos hacen jadear, paso a paso, vamos en la gran pendiente, que se hace larga, dura, enojosa, eterna…, estamos entre neveros, preferimos no pisarlos, no vayamos a caer lo que hemos subido…,paso a paso, minuto a minuto, arrancando de nuestras piernas el esfuerzo que nos da la altura, que nos dará el billete, hacia el país donde se fabrican los sueños…

 

A mitad de cuesta aparece una chica joven francesa y  solitaria que tras hablar con Caroline, versada en varias lenguas, siguió adelante a un ritmo superior al nuestro, no tenemos prisa, la montaña no se mueve…, por ahora.

Seguimos y seguimos y la mayor dificultad está en la salida de la canal pues se desprenden las piedras y resbala bastante, Caroline va justo por delante de mí, y yo cierro el grupo una vez más…

 

Estamos en una llanura que es el Collado del Covachirizas o Cabachirizas, en cada mapa pone un nombre diferente para cada cumbre, sólo coinciden en el Telera…, este collado es precioso, con una piedra blanca caliza que llena todo de su color…

 

Nos asomamos a las terrazas, parecen muy verticales, pero las cruzamos sin dificultad…

Ahora viene un nevero que interrumpe nuestro camino, aquí  pasamos con más cuidado…

Otro nevero, está vez más fácil, será por la costumbre…

Antes de cruzar los neveros nos alcanzaron tres montañeros que venían por detrás y dudan, pues no llevan crampones, pero al ver que se puede pasar sin pisar nieve deciden seguir tras dudar y dudar, nosotros nos paramos en una pradera a comer algo, mientras vemos como  se encaminan hacia la pared que tendrá una bella trepada…

 

Y de repente allí estaba…, en la subida del Telera, a mis pies, pequeña y blanca, tan hermosa, con sus falsos pétalos de nieve mirando al cielo, color de pureza, color de montaña, de sueños de amores eternos perdidos en el dolor…, Edelweiss.

Llevaba años buscándola pues una promesa me traería su historia…,Maese Viento.

  • Maese Viento, por fin la encontré. Edelweiss, la flor de nieve…, aquella que…,tiene sus pétalos blancos como la luna,  su polen amarillo como polvo de estrellas, sus estambres azul como el hielo y su corazón cálido que derrite la nieve al nacer…. Me lo prometiste, me contarías su historia completa…

  • Vienes hoy con energía, humano, creía que ese recuerdo lo habías despreciado, como otros muchos…, no eres tan desmemoriado como necio, ¿Y qué deseas esta vez?

  • Todo, lo quiero todo, Maese. Hace años me dejaste con la miel en los labios, me contaste como Alfred murió al buscar la flor del Tártaro, flor que le había pedido Edelweiss para desposarse con él…

  • Pues será historia triste y dura una vez más, acaso no prefieres otra de mejor talante, humano, ya sabes de su trágico final…

  • Maese…, no me enredes más, dame lo que me prometiste, y si me entristece, es mi problema, no quiero ignorar la realidad, por muy dura que sea…

  • Pues si quieres el conocimiento, aunque éste te cause dolor, lo tendrás, humano, has cerrado tu elección, escucha y calla, pues ya sabes que sólo te lo contaré una vez…

 

https://pisandocumbres.com/portfolio/edelweiss-la-flor-de-nieve-la-verdadera-historia-jamas-contada-1-bluma-la-madre/

Ahora viene lo bueno, una trepada en roca bastante vertical, no parece difícil, aunque voy el último me subo por la derecha que es más fácil y quedo a mitad de grupo, me coloco esta vez detrás de Marga.

Marga tiene un problema de vértigo, que ha ido superando poco a poco, pero cuando se mete en “zona caliente” necesita alguien cerca, aunque no haga nada, es una cuestión mental.

Vamos por la pared y de repente veo unos muchachos bajando, nos dicen que por la izquierda hay camino y no hace falta trepar, me apetece trepar, pero me doy cuenta que desde el lateral hay una foto muy bonita de la trepada, así que salgo corriendo a hacer la foto y cuando estoy haciéndola Marga se queda bloqueada en la pared…

Ni para arriba ni para abajo, le digo que baje la pierna izquierda y la relaje, pero no puede, salgo corriendo para tratar de ayudarla, pero no me da tiempo, uno de los muchachos que bajaba subió  muy veloz  y ayudó a Marga…, es una suerte ir a la montaña, allí te encuentras las mejores personas…

Hemos salido de la pared y ante nuestros ojos aparece un pequeño prado con forma de circo glaciar  lleno de neveros, ahora giramos a la derecha y empezamos a trepar de nuevo, esta vez con piedra suelta y con menos pendiente, subimos la Peña Zarambucho, que es una pequeña antecima del Telera.

Seguimos y ya nos encontramos un gran nevero casi en la cumbre, disfrutamos de él y seguimos, nuestro sueño está ya a nuestro alcance y encima ¡está llano!, son casi las dos de la tarde…

Vimos bajar a otros montañeros y al llegar a la cima está sola la chica francesa que se  llama Lara, y comparte con nosotros, bellos momentos, nos hace fotos y se las hacemos a ella que amablemente se presta al juego…

Estamos rodeados por la inmensidad…, el verde, el blanco, el azul, el gris, el marrón se mezclan en sueños intensos de enorme letanía que vuelan en nuestros ojos poblados de luz y emoción…

Hago varios videos y en uno Antonio nos explica todas las cumbres que se ven, se lo conoce todo, es un lujo ir con él, con Eugenio y Lute, son montañeros de toda la vida, incansables y de los que no dan ruido, bueno, de Lute es muy peculiar su humor negro, que nos acompaña durante toda la subida…, y la bajada. El vídeo de Antonoio al final no sale bien y no lo  puedo poner…

 

Vemos las cumbres que tenemos planeadas por Antonio  para los siguientes días, Infiernos, Palas y Balaitous, sobrecogen su visión, y más la idea de subirse a semejantes moles, sólo con nuestras manos y pies, sin trampas ni cartón, lo nuestro es una película…

Toca bajar, la bajada ha puesto tensa a Marga, tuvo un accidente en el Torrecerredo hace un año y lo tiene en mente, destrepamos despacio lo trepado, las vistas sobrecogen, la luz es perfecta para las fotos…

Paramos en el prado del circo a comer algo antes de bajar la pared, que tanto preocupa a Marga, está muy tensa, y es normal,  se cayó de cabeza desde cuatro metros de altura, es para estarlo…

Caroline quiere parar un poco más, pero preferimos pasar la pared, desde arriba asusta más, pero es sencilla, al menos para mí…

Queda desandar las terrazas y los neveros, la luz lo llena todo y la Peña Blanca del fondo lo preside todo, parecen vistas de otro lugar, otro tiempo, otra montaña, todo es tan diferente a esta mañana…,quedo atrás con Marga, fotos y fotos en nuestra particular competición…

Estamos de nuevo en la canal, desde arriba es interminable, este es mi terreno favorito, me recuerda los arenales de mi Sierra Nevada, podría bajarlo corriendo en diez minutos, es sólo clavar tobillos y dejar el cuerpo relajado y si caes lo haces sobre la mochila y no pasa nada…

Pasamos la entrada que es lo más peligroso, me recuerda al Espigüete, me adelanto un poco, se me van los pies y me siento a esperar mirando las vistas, Marga va “patrocinada” en todo momento por Toño, que no se separa de ella, y la va dirigiendo…

 Les vuelvo a dejar pasar a todos, Lute se cansa del ritmo cansino y se va a su aire, y detrás va Eugenio, que se dará un baño en el Ibón. Me da un arrebato y empiezo a bajar a saltos y en un minuto bajo gran distancia, pero no me gusta dejar solo a Toño con Caroline y Marga, así que me vuelvo a sentar y hago una pequeña meditación mirando a mis Infiernos…

Ha llegado Caroline, me pongo a bajar con ella, pues Toño va con Marga, se me está haciendo larguísimo y nos da el sol que calienta lo suyo, pero llegamos al final de la enorme pedrera…

Siento júbilo, pero se me acaba al ver el Ibón muy pequeño y abajo, nos faltan dos terrazas con sus dos pedreras…, tela con el Telera, su bajada se hace más larga que un día sin pan.

Tras piedras y piedras llegamos al Ibón, allí están Lute y Eugenio, no esperan,  en el arroyo Marga y yo metemos los pies, es un gran alivio, ya queda poco, y por sombra se agradece…

Me quedo atrás con las chicas y ellos tres aceleran y van delante, tengo que tirar de GPS en algún momento para no perdernos en alguna vereda…

Llegamos…, son las siete y cuarto, ellos nos esperaban en la furgoneta y se van nada más llegar nosotras, así que la foto final me la hago con ellas…

En el hotel vimos el atardecer sobre el Telera, es impresionante lo hecho y durante la cena en el hotel el camarero ,un chico joven, de nombre Chorche (Jorge en Aragonés) nos hizo foto y al mismo tiempo  nos decía que subió al Telera una vez, y que no volvería a hacerlo, fue una pesadilla de piedras y resbalones…

Al día siguiente nos esperaban los Infiernos, mis Infiernos, me reencontraría con la cumbre donde murió mi vida anterior y comenzó una nueva vida para mí..,  y no fue solo por la caída que tuve de cien metros  por la nieve blanda de la que salí casi ileso, pero  como diría Maese Viento…, esas son otras historias…

Mañana más…

Powered by Wikiloc

 

2 Respuestas

  1. Fran Morales

    Con la somnolencia que me causa la digestión de la comida de medio día, sumada a lo poco que se descansa estas noches de infierno, y viendo esas paredes inexpugnables de Peña Telera, tus palabras me llegaban como ráfagas de viento fresco en una tarde de verano, como una inyección de vitaminas… ha sido otro extraordinario placer leer esta vertiginosa redacción.
    Yo he subido el Torrecerredo, y me ha dado escalofrío de pensar en Marga cayendo por esas vertiginosas laderas calizas… ¡Menudo susto se tuvo que dar!
    Y esa caída tuya en los Infiernos… tuvo que ser demoníaca.
    Muchas gracias por tu relato, Fran. Estaré de nuevo esperando las siguientes ascensiones.

    • Fran Pascual

      Gracias, Tocayo. Es una alegría y un aliento tener tus comentarios en cada entrada, la próxima salida será infernal…,estoy a punto de publicarla,no tengo tiempo de nada,Un abrazo, amigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *